Posts con el Tag ‘la jornada’

Cartoon de campaña de ETC Group.

Cartoon de campaña de ETC Group.

Por Silvia Ribeiro *
La Jornada, México
Vía: IAR Noticias, 30.11.08

Qué hay tras las “nuevas formas de vida completas, totalmente artificiales” que pregonan como solución al problema energético Craig Venter y las multinacionales.

Frente a las crisis financieras, geopolíticas y climáticas del petróleo, las empresas y el gobierno de Estados Unidos están dedicando fuertes inversiones a desarrollar fuentes de energía y materiales que no dependan de éste.

Una de las líneas principales es el desarrollo de la llamada “economía del azúcar” o “economía de carbohidratos”, una nueva escalada tecnológica que aumentará la disputa por tierras, plantaciones y cultivos agrícolas, con efectos devastadores para la biodiversidad, los campesinos e indígenas.

Esta nueva forma de producción se basa en el uso de biomasa (cualquier materia prima biológica) a la que se le extraen azúcares, que fermentados se pueden convertir en combustibles o directamente en sustancias como plásticos y otros. Así se produce etanol a partir de maíz, caña de azúcar y otros cultivos. Pero está demostrado que esta generación de agrocombustibles está plagada de problemas –compite con la producción de alimentos (por tierra, agua y/o por el propio cultivo) y usa incluso más petróleo para su producción del que dice que sustituiría–, por lo que las empresas están haciendo otras apuestas tecnológicas.

Las grandes empresas trasnacionales que controlan ése y otros sectores claves (semilleras –incluyendo transgénicos–, cerealeras, petroleras, fabricantes de automóviles, monocultivos forestales, fábricas de celulosa, farmacéuticas) apuestan a la biología sintética, o como le llama el Grupo ETC, a la ingeniería genética extrema.

Consiste en construir microbios artificiales que aceleren los procesos de extracción de azúcares, su fermentación y su conversión en químicos, polímeros y otras sustancias, a partir del uso de insumos biológicos como cultivos agrícolas y forestales, pastos, algas, etc., con el objetivo de producir combustibles, plásticos, tintes, cosméticos, fármacos, adhesivos, textiles y muchos productos más.

La diferencia con los organismos transgénicos es que la inserción de material genético no proviene de otro ser vivo existente, sino que son secuencias diseñadas artificialmente en laboratorio, o modificando con ingeniería el metabolismo de microbios existentes. La meta, como anunció el nefasto genetista Craig Venter, es crear nuevas formas de vida completas, totalmente artificiales.

El uso de este tipo de microbios vivos artificiales conlleva un aumento exponencial de los riesgos y problemas que plantean los transgénicos al medioambiente y a la salud. Otra grave consecuencia inmediata, será una disputa de tierras aún más agresiva, para usar la biomasa natural o cultivarla para satisfacer la demanda de insumos de esta nueva forma de producción.

Las empresas de biología sintética usan nombres nuevos: Amyris Biotechnology, Athenix, Codexis, LS9, Mascoma, Metabolix, Verenium, Synthetic Genomics y otras. Pero quienes están detrás o asociados con ellas, son las principales petroleras (Shell, BP, Marathon Oil, Chevron); las empresas que controlan más de 80 por ciento del comercio mundial de cereales (ADM, Cargill, Bunge, Louis Dreyfuss); el oligopolio de semilleras y productoras de transgénicos y agrotóxicos (Monsanto, Syngenta, DuPont, Dow, Basf); las mayores farmacéuticas (Merck, Pfizer, Bristol Myers Squibb), junto a General Motors, Procter & Gamble, Marubeni y otras.

Con este tipo de empresas, en varios casos financiadas por el Departamento de Energía de Estados Unidos, es claro que se trata de emprendimientos concebidos para apropiarse y mercantilizar la mayor cantidad posible de biomasa del planeta. Según un estudio de ese Departamento, en el mundo se utiliza 24 por ciento de la biomasa del planeta (en forma claramente inequitativa).

Aún así, en sus planes está quintuplicar la apropiación de biomasa para uso de ese país. Afirman que al emplear celulosa, árboles y residuos de cosecha (lo que provocaría enorme degradación de suelos) no competirán con alimentos, lo cual es falso.

Por ejemplo, DuPont ya instaló una “biorrefinería” en Tennessee, EUA, que usará más de 150 mil toneladas de maíz para producir, con bacterias E-coli modificadas con biología sintética, unas 45 mil toneladas de una sustancia similar al nylon, llamada Sorona. Al contrario de lo que se pueda creer, este “plástico” no es biodegradable ni compostable.

Y éste es apenas un caso. Hay empredimientos en marcha en Brasil: Amyris Biotech firmó contratos con dos de las más grandes empresas brasileras de producción y procesamiento de caña de azúcar –Crystalsev y Votorantim– para este tipo de desarrollo.

Aún si esta nueva y peligrosa tecnología no cumpliera todas sus metas, las amenazas y la disputa de recursos y tierras avanza rápidamente y de no ser por una clara resistencia de la sociedad civil, sus efectos serían devastadores.

Informe completo en: http://www.etcgroup.org/es

* Investigadora del Grupo ETC. Artículo basado en el informe del Grupo ETC “Cómo volver mercancía hasta la última brizna de hierba”.

Tags: , , , ,

15
nov

10 semanas de miedo

   Publicado por: admin  en Economía, Entradas

Teoría del miedo, de laetus.blogia.com

Teoría del miedo, de laetus.blogia.com

¡Baby Bush ignora qué es el G-20!

Por Alfredo Jalife-Rahme

La Jornada, México
Vía IAR Noticias, 14.11.08

En una clásica jugada de pérfida británica, que probablemente esté relacionada con las fuertes presiones de la anglósfera en la lucha por el liderazgo financiero entre la City y Wall Street, The Weekend Australian filtró una llamada de Baby Bush –uno de la presidentes más ignorantes del mundo (con el debido respeto al ranchero Fox)– al primer ministro del país de los canguros, Kevin Rudd, en la que inquiría saber “¿qué es el G-20?

Mientras el México neoliberal, que subsume la coalición gobernante del PAN y el PRI (mediante el trío nihilista Beltrones-Labastida-Gamboa) se derrumba con las descalificaciones financieras internacionales a todo su sistema bancario, lo cual ya habíamos adelantado (ver Bajo la Lupa 15, 19 y 26/10/08), Baby Bush convoca a regañadientes a la cumbre del G-20 en Washington el 15 de noviembre próximo con el fin de detener la hemorragia financiera global.

En una clásica jugada de pérfida británica, que probablemente esté relacionada con las fuertes presiones de la anglósfera en la lucha por el liderazgo financiero entre la City y Wall Street, The Weekend Australian (25/10/08) filtró una llamada de Baby Bush –uno de la presidentes más ignorantes del mundo (con el debido respeto al ranchero Fox)– al primer ministro del país de los canguros, Kevin Rudd, en la que inquiría saber “¿qué es el G-20?” El premier Rudd sugería que la solución a la crisis financiera debía incluir a los países asiáticos en el seno del G-20.

The Washington Post (27/10/08) desmintió rotundamente el contenido de la llamada, mientras la oposición australiana del Partido Liberal ha imprecado que tal filtración podría dañar las relaciones con EU, lo cual, a nuestro juicio, es una exageración aducir que se ha allanado la muy ya mancillada reputación de Baby Bush.

El grave problema de la convocatoria del G-20 es doble: exhibe la ausencia de liderazgo en el mundo cuando Baby Bush carece de las credenciales para tal desempeño, y Washington no es el lugar apropiado para la convocatoria cuando el presidente francés Nicolas Sarkozy deseaba un formato diferente (el G-8 más cinco potencias emergentes) para celebrar la reunión en Nueva York bajo la égida de la ONU, lo cual le valió una brutal filtración de los servicios de inteligencia de EU sobre los amoríos de Dominique Strauss-Kahn, carismático director israelí-marroquí-francés del FMI.

Si la escenografía no es la adecuada, la coreografía ha exhibido reyertas del polémico anfitrión, quien in extremis accedió a la presencia del presidente español Rodríguez Zapatero, a quien Baby Bush pretendía castigar porque retiró sus tropas de Irak. La ausencia de España hubiera sido descabellada, ya que, guste o disguste, representa con todo y sus severos problemas financieros la quinta potencia geoeconómica de la Unión Europea (UE).

No se nota mucha cohesión en el G-20 cuando el primer británico Gordon Brown parece haberle quitado el liderazgo de la anglósfera al catatónico Baby Bush, mientras los bloques de Europa continental y Asia no exhiben sus cartas y Sudamérica ha caído en la perplejidad.

La retórica del primer Brown suena muy atractiva, pero carece de sustancia refundacional al ser cuidadosamente escudriñada, ya que se ha pronunciado por la edulcoración del vigente cuan fracasado sistema monetario internacional, al desear la permanencia del modelo neoliberal y una “regulación lite” de la “contabilidad invisible” de los “paraísos fiscales” (Reuters, 9/11/08).

El “nuevo orden mundial” de Brown es tripartita entre Gran Bretaña, EU y la UE. No lo dice, pero excluye de tajo a Rusia, Asia, África y Latinoamérica. Su formulación se centra en abolir el proteccionismo (al que tiende Obama) y en frenar el contagio a los países de medianos ingresos (léase: la mayoría del G-20), mediante la creación de un nuevo departamento en el seno del FMI, así como un acuerdo librecambista del comercio mundial (¿querrá resucitar la cadavérica Ronda Doha?) y la recapitalización de los bancos con una “mejor coordinación internacional de las políticas monetarias y fiscales”.

Más que proferir que Brown no aprende, mejor se pudiera decir que Gran Bretaña no desea ceder la batuta de liderazgo financiero global que ha ejercido durante tres siglos. Se gesta un común denominador entre la UE y Asia para revigorizar al FMI con más capitales y una “estrategia de regulación global”. Sin duda, el FMI ha mejorado con Strauss-Kahn, pero será muy difícil que las naciones de Asia, África y Latinoamérica olviden la aciaga dictadura del FMI y su siniestro siamés, el BM.

China ha adoptado una posición intermedia entre la pasividad reactiva del régimen torturador bushiano y la dinámica refundacional de un nuevo sistema financiero internacional que aboga el presidente galo Sarkozy. Sudamérica ha exhibido su alta vulnerabilidad financiera al carecer de los instrumentos adecuados para enfrentar su exagerada dependencia a la hegemonía del dólar, por lo que urge, al margen del G-20, la creación de una divisa regional, así como la aceleración del Banco del Sur, si es que no desea persistir bajo la férula del mismo orden financiero global que lo ha devastado durante casi cinco siglos.

En forma interesante el portavoz oficioso de la reina de Inglaterra, William Rees-Moog (The Times, 10/11/08), pone en relieve el desacuerdo tanto en el seno del G-20 como entre Sarkozy, quien desea un “segundo Bretton Woods” con un sistema fijo de cambios (que descarriló 27 años más tarde el presidente Nixon cuando rompió la convertibilidad del dólar al oro), y el primer Brown, quien “bloqueó el ingreso de Gran Bretaña al euro, en sí misma una divisa de tasa fija”. Agrega que la “conferencia en Washington no contempla un nuevo tratado monetario mundial” cuando “nada puede decidirse en este estadio sobre la reforma estructural ni puede existir una curación para la depresión”. En forma correcta asevera que no se puede esperar mucho de Obama, salvo que estará más dispuesto “a escuchar que a hablar”, ya que no tiene autoridad oficial hasta que asuma plenamente el poder el 20 de enero próximo, es decir, se esperan 10 semanas aciagas del régimen torturador bushiano que colinda con el desastre.

William Rees-Moog, con el bagaje de su gran experiencia, recuerda que la peor etapa de quiebras bancarias se escenificó en el lapso entre la elección de Franklin Roosevelt y su ascenso oficial al poder. Así que nos esperan 10 semanas de miedo y el mejor barómetro será la semana, posterior a la conclusión de la cumbre del G-20, que inicia el 17 de noviembre y que puede explotar en un “lunes negro”, en caso de no existir un “segundo Bretton Woods”. Baby Bush no se puede despedir sin antes haber legado al género humano otro cataclismo más, esta vez financiero y bursátil.

The Observer (9/11/08), muy cercano al primer Brown, expresa que el presidente electo Obama apoya el cierre de los paraísos fiscales (que incluyen los enclaves británicos de Jersey, Guernsey y Isle of Man). Quizá haya que esperar más al 20 de enero, fecha de la toma de posesión de Obama, para la adopción de un “nuevo Bretton Woods”.

Tags: , , , , , , , ,

12
oct

¿EU declara la guerra financiera al mundo?

   Publicado por: admin  en Economía, Entradas

El Roto, impecable, como es usual.

El Roto, impecable, como es usual.

Por Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada, 12.10.08

Al Reloj Nacional de la Deuda, en Times Square, Nueva York, ya no le alcanzan los dígitos.

El tsunami financiero está revelando acontecimientos rocambolescos difíciles de digerir para un ser racional que maneje aritmética elemental.

El Reloj Nacional de la Deuda (RND), que aparece en una pantalla cerca de Times Square en Nueva York, ya no cuenta con los dígitos suficientes para contabilizar la deuda del gobierno estadunidense (que no toma en cuenta la deuda estatal y municipal, ni la de los seguros médicos, las jubilaciones, ni, mucho menos, la de las empresas privadas y las cuentas personales). La pantalla del RND fue instalada en 1989 para poner en evidencia pública los 2.7 billones (trillones en anglosajón) de dólares de aquel entonces, pero ahora es insuficiente cuando la deuda ha superado 10 billones que agotaron sus dígitos (BBC, 9/10/08).

Linda Sandler (Bloomberg, 27/09/08), develó en forma espeluznante que la unidad de corretaje Lehman Brothers Holdings Inc. sacó de Estados Unidos (EU) más de 400 mil millones de dólares en activos meses antes que su matriz se declarara en quiebra. Lo perturbador del asunto es que la quiebra fue reportada con una contabilidad añeja de cuatro meses atrás. La desaparición extraña (que conste que nos encontramos en el siglo XXI), según Hughes Hubbard & Reed, firma legal representante del banco durante la audiencia de quiebras en una corte de Manhattan, fue debida a la pérdida de valor causada por “cambios en el mercado”. ¡Cómo no!

¿En qué cueva de Alí Baba habrán sido escondidos los 400 mil millones de dólares?

Pues la controvertida The Voice of the White House (thetruthseeker.com.uk, 2/10/08) ha causado revuelo al acusar que los misteriosos 400 mil millones fueron girados a Israel antes de la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. cuando “los negocios estadunidenses envían frenéticamente por vía electrónica inmensas cantidades de dinero a los bancos de Israel”, específicamente al Grupo Hapoalim, Banca Leumi y al Israel Discount Bank. ¿Será?

El banco Hapoalim es el primer banco de Israel que fue adquirido por el difunto Ted Arison, especialista en “cruceros del amor” caribeños y trasatlánticos desde la plaza imbatible de Miami, y connotado evasor de impuestos en EU.

Banca Leumi poseía 85 mil millones de dólares en activos (ahora han de ser más tras el presunto maná milagroso de Nueva York) y cuenta con sucursales en 21 países. El banco está vinculado a la empresa global de hedge funds (fondos de coberturas de riesgo) Cerberus-Gabriel (Cerberus Capital Management) involucrada en un pestilente escándalo de contratos del Pentágono y la CIA, donde salieron beneficiados el vicepresidente Dick Cheney, el anterior vicepresidente Dan Quayle y el anterior secretario de Defensa Ronald Rumsfeld, así como congresistas del Partido Republicano y la petrolera Halliburton (Daily Kos, 10/03/07).

Discount Bank es el tercer banco más grande de Israel y hasta el año pasado estuvo controlado por Matthew Bronfman, quien renunció a su consejo de administración, debido a escándalos de conflicto de interés. La macabra historia de la dinastía Bronfman amerita una enciclopedia especial.

Los bandidos banqueros, válgase la tautología, han demostrado que son, porque no han cesado de serlo, los verdaderos amos del mundo neoliberal, como se desprende de los beneficiados por el rescate Paulson-Bernanke-Bush. Cualquier parecido en México con el Fobaproa/IPAB del cordobista Zedillo es mera coincidencia.

Desapareció el “mercado” –que, en realidad, nunca existió porque estaba controlado por la clepto-plutocracia de Wall Street y la City– y su lugar ha sido tomado ahora por una lucha por el poder mundial con armas financieras.

Los rescates masivos a los dos lados del Atlántico buscan impedir el colapso financiero y salvaguardar mínimamente las estructuras bancarias averiadas, pero, de paso, se aprovechan para mantener a flote sus divisas (v. gr. el alza artificial del dólar) y asestar algunos golpes bajos a las materias primas enemigas del G-7 (en particular, el petróleo) y a las finanzas rusas.

El colosal rescate británico por casi un millón de millones (trillón en anglosajón) constituye de facto una nacionalización total de su sistema bancario que se encontraba en el séptimo círculo del infierno dantesco (el de los usureros).

Los recientes “rescates” del G-7, que sin miramientos han afectado intereses de terceros y se han cobrado facturas pendientes con sus adversarios geopolíticos y geoeconómicos (“El síndrome Sansón”, ver Bajo la Lupa, 1º/10/08), han orillado a la OPEP a convocar a una junta de emergencia (de ahora en adelante ante el tsunami estadunidense todo será de carácter urgente) para intentar detener la caída del oro negro debajo de los umbrales permisibles, lo cual también vulnera a grandes productores como Rusia. ¿Se trata de una “guerra financiera global” que ha declarado EU y que no se atreve a pronunciar su nombre?

Es muy extraña la actitud de Irlanda (ver Bajo la Lupa, 8/10/08) que ha desestabilizado con peculiar dedicatoria sádica a Alemania, en especial, después de su alianza estratégica con Rusia (ver Bajo la Lupa; 5/10/08). En forma similar, Irlanda había saboteado la Constitución conjunta de la Unión Europea, hazaña en la que varios analistas detectaron la “mano invisible” ya muy vista del régimen torturador bushiano para descarrilar al viejo continente y al euro.

Una vez más y en forma audaz para una diminuta economía con un PIB nominal de 258 mil 600 millones de dólares (frente a Alemania, con un PIB nominal de 3.32 billones de dólares, es decir, casi 13 veces mayor), Irlanda “extendió las garantías de depósitos a los bancos foráneos” que operan en su seno, primordialmente Ulster Bank, First Active, HBOS, IIB Bank y Postbank, según Tony Bonsignore (Citywire.uk, 9/10/08). ¿De dónde sacará tanto dinero Irlanda, agobiada por la recesión? ¿Opera Wall Street su “mano invisible” ya muy vista detrás de las asombrosas medidas irlandesas que han desestabilizado también al euro, lo que ha beneficiado en forma artificial la elevación antigravitatoria del dólar condenado al cadalso?

Como Rusia y Alemania, las dos principales potencias europeas (vistas en forma integral), no están mancas ni lisiadas, pues también han adoptado medidas defensivas y hasta contraofensivas muy efectivas.

Stratfor (8/10/08), centro de pensamiento texano-israelí vinculado al Pentágono, destaca la magistral jugada financiera rusa de alcances geoestratégicos al acudir al rescate, mediante 5 mil 400 millones de dólares que valen oro molido en esta coyuntura, de Islandia: miembro de la OTAN e íntimo aliado de EU, pero declarada en quiebra financiera oficial. Sea lo que fuere, Rusia se posicionó más cerca de la costa del Atlántico de EU.

Asistimos a una redistribución de la riqueza mundial y a un nuevo reordenamiento geopolítico global.

Tags: , , , ,