Posts con el Tag ‘financiero’

Lo que usted demande, by El Roto, from daimieldiario.blogspot.com

Lo que usted demande, by El Roto, from daimieldiario.blogspot.com

“Segunda revuelta juvenil” que viene: se profundizan crisis alimentaria y financiera

Por Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada, Unam, Mx, 15.08.12

La peor sequía en Estados Unidos en el reciente medio siglo ha destruido la sexta parte de su cosecha de maíz, lo que ha provocado una hiperinflación alimentaria, cuando se agrava la crisis financiera a ambos lados del Atlántico del norte y los precios altos del petróleo resisten ser abatidos (Financial Times, 11/8/12).

El impacto ha alcanzado a los procesadores de alimentos, que incluyen Nestlé, Kraft y Tyson, “los que ya advirtieron que le trasladarán (sic) los altos precios a los consumidores”.

Los gobernadores demócratas de Delaware y Maryland “urgieron a la Casa Blanca a renunciar al mandato gubernamental de mezcla de etanol, debido al subabastecimiento de maíz”.

El alza de los precios alimentarios “revivió las memorias de la crisis 2007/2008″, que “desencadenó revueltas en más de 30 países (¡súper sic!), desde Bangladesh hasta Haití”.

La tesis nodal de mi reciente libro coloca El detonador alimentario global (subtítulo) como principal causante de Las revoluciones árabes en curso (título).

La crisis multidimensional provocada por la especulación financiera de los 13 banksters en Wall Street y La City (agudizada por el narcolavado de la banca israelí/anglosajona y su obsceno financiamiento al teledirigido “terrorismo global” disfrazado de jihadista/Al Qaeda) se ha gangrenado en todos sus componentes: financiero, económico, alimentario, energético, sociopolítico y, más que nada, civilizatorio.

Hoy se repite la segunda vuelta de 2007/2008, lo cual se agrava con los tambores de guerra de Israel contra Irán en una atmósfera que rememora “1914″, como advirtió el almirante estadunidense James G. Stavridis, comandante de la OTAN para el sector europeo (SACEUR): “Estamos en 1914 (¡súper sic!) y no sabemos qué va a pasar en 1914, y no podemos hacer nada (sic)”, cuando los eventos deciden y los gobernantes han perdido el control (Dedefensa.org, 5/8/12). ¡Uf!

Ha sido un verdadero milagro que no haya estallado aún la tercera guerra mundial (“cuarta” para los halcones del CPD; ver Bajo la Lupa, 5/8/12) en el estrecho de Ormuz, principal fractura tectónica de la geopolítica, mientras Estados Unidos asfixia a China en sus territorios marítimos.

La crisis multidimensional desencadenó la primera revuelta juvenil del siglo XXI: desde OccupyWallStreet (acusados por Bill Kristol de “antisemitas”), pasando por los “indignados” europeos, hasta #YoSoy132. Hoy el agravamiento de la crisis multidimensional es susceptible de profundizar la revuelta juvenil global.

Los precios del trigo también se dispararon debido a la sequía en varias regiones del mundo y a las elevadas temperaturas: Rusia, Kazajstán, Australia, Argentina y China.

Un estudio del MIT demuestra que la hiperinflación alimentaria y la elevación de la temperatura afectan más el crecimiento económico de los países en vías de desarrollo que a los países desarrollados (beyondbrics, 13/8/12).

México es el segundo mayor importador de maíz, después de Japón. Según el Financial Times (13/8/12), “un mercader (sic) en México realizó la mayor compra de maíz de Estados Unidos desde 1991: 1.5 millones de toneladas”. ¿Quién será el agraciado “comprador comercial (sic)”, cuando México exhibe su mayor sequía en siete décadas, con la consecuente alza estratosférica de productos alimentarios? ¿Quién estará haciendo negocio con el hambre de México?

Desde el alucinante SAM (Sistema Alimentario Mexicano) de Casio Luiselli, funcionario de López Portillo, hasta el aciago Congreso saliente (que solamente rota a sus inmutables líderes) –que aprobó la conversión de maíz al etanol–, el binomio cogobernante PRIAN ha despedazado la agricultura durante 32 años, ha puesto al borde de la hambruna a los pletóricos miserables de México y ha colocado en peligro su alimento básico: la tortilla (Bajo la Lupa, 23/4/08; 1 y 7/8/10).

En su momento critiqué que el disfuncional Congreso prianista deseaba que los mexicanos comiésemos motores en lugar de tortillas, debido a la demencial aprobación de transformar el maíz en etanol.

A propósito, Manuel Sánchez González, miembro de la junta de gobierno del Banco de México, durante la séptima conferencia anual de directores generales de JP Morgan México (“La economía mexicana en tiempos difíciles”, 31/7/12) colisiona con el superoptimismo de Pedro Aspe en el Club de Industriales.

Pareciera que Calderón no está actualizado de la grave crisis del maíz ni de la ponencia de Manuel Sánchez González, quien se preocupa por la alta probabilidad de no tener “una convergencia de los precios”, lo cual afectará la estabilidad financiera (paridad del peso) y el crecimiento económico debido a una inflación de 4.3 por ciento (mayor al objetivo de 3 por ciento), que “se vio afectada de manera notable (sic) por una alza en los precios agrícolas”, no se diga la “significativa dependencia de los ingresos provenientes del petróleo” y sus precios “inusualmente altos”.

Las Naciones Unidas han exigido una “inmediata suspensión de la producción del etanol (por mandato del gobierno de Estados Unidos) y miembros del G-20 –que incluyen Francia, India y China– han expresado su preocupación por la política del etanol de Estados Unidos (Financial Times, 13/8/12).

Curioso: el saliente gobierno calderonista, instalado en el masoquismo, y el pusilánime Congreso “mexicano”, han guardado silencio para no importunar la desquiciante política del etanol en Estados Unidos (extensiva al TLCAN).

Michael Klare (Tom Dispatch, 8/8/12) describe “Las guerras del hambre en nuestro futuro” a resonancia apocalíptica y augura que la “gran sequía” de 2012 tendrá “consecuencias severas”, con “disturbios sociales generalizados y conflictos violentos”.

En el ámbito internacional, la gran sequía “tendrá sus efectos más devastadores (sic)” debido a que “muchos países dependen de las importaciones de granos de Estados Unidos”.

Existe “alarma de inestabilidad en África, donde el maíz es su alimento básico”, mientras se auguran “crecientes disturbios populares en China”.

El alza de los precios alimentarios en Estados Unidos y China conllevará a una “desaceleración de la economía global y a una mayor miseria mundial, con consecuencias sociales impredecibles (sic)”. ¿Impredecibles?

Michael Klare hace alusión a la novela/película Juegos del hambre, de Suzanne Collins, que describe “un futuro distópico, posapocalíptico y escaso de recursos que intensifica la violencia”.

Michael Klare concluye que la “sequía persistente y el hambre forzarán a millones de personas a abandonar sus tierras tradicionales para huir a las favelas”, cuando los “efectos sociales y políticos aparecerán a finales de este año o el año entrante”.

A mi juicio, la crisis multidimensional, cuyo corolario superlativo epitomiza la “crisis alimentaria”, es consecuencia de la desregulación del modelo neoliberal y su cartelización a tendencia oligopólica.

Los cárteles alimentarios de Estados Unidos (ver Radar Geopolítico, Contralínea, 30/1/11, y Bajo la Lupa, 19/1/11, 16/2/11 y 27/4/11), que inclusive se dan el lujo de no cotizar en bolsa, han usado los alimentos como arma geoestratégica y han impedido el desarrollo agrícola de las regiones periféricas a Estados Unidos, ya no se diga la tecnificación genética de la agricultura por Monsanto, que sirve doblemente el propósito de maximizar las ganancias y controlar políticamente la hambruna global.

alfredojalife.com

@AlfredoJalife

http://www.jornada.unam.mx/2012/08/15/opinion/023o1pol

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Gas y mostaza, by Xeví Vilaró, from Pasa La Vida (agaudi.files.wordpress.com)

Gas y mostaza, by Xeví Vilaró, from Pasa La Vida (agaudi.files.wordpress.com)

Crisis sistémica global: Cuatro “puntos únicos de falla” del sistema mundial en el segundo semestre de 2010

Anuncio público Geab N° 46 (15 de junio de 2010)
Por el Laboratorio Europeo de Anticipación Política, 15.06.10
(con el albur de la traducción corta.y.pega)

La actualidad confirma todos los días cómo la crisis sistémica global ha entrado en una fase de dislocación geopolítica global, incluso si los medios de comunicación comienzan sólo a título provisional a interpretar los cambios históricos que tienen lugar ante nuestros ojos.

Para el Leap/E2020, la segunda mitad de 2010 corresponderá a una nueva inflexión en la dislocación geopolítica global, caracterizada por un rápido proceso de descomposición estratégico, financiero, económico y social en torno a cuatro fracasos individuales (1) en el sistema internacional, analizados en este Geab 46.

El contexto general es el que se describe en el anterior Geab, a saber, de una cubierta… de la recesión económica mundial después de una calma provisoria debida al estímulo.

Pero antes de entrar en los detalles de estas expectativas en el desarrollo de la crisis económica y financiera en el segundo semestre de 2010, este comienzo de junio de 2010 tiene dos ejemplos evidentes de la caída acelerada del sistema mundial en las últimas décadas: uno sobre la gobernanza económica mundial, otro referido a la capacidad de EE.UU. para el control de sus propios aliados (véase Geab 46).

Esta postura en perspectiva de acontecimientos recientes y sintomáticos de la aceleración de la dislocación geopolítica mundial, siendo hecha, los cuatro puntos individuales de desfallecimiento del segundo semestre de 2010 (2) según Leap/ E2020, son los siguientes:

1. La deuda pública occidental

2. La austeridad europea

3. La inflación china

4. El decrecimiento de EE.UU.

Cada uno de ellos va a ser afectado por un choque superior en el curso del segundo semestre 2010, y arrastrado a una crisis sectorial, regional o global.

En este anuncio público del Geab 46, nuestro equipo decidió presentar su anticipación sobre el cuarto punto individual de fallo de la segunda mitad de 2010, a saber, la decadencia de EE.UU.

Por lo demás, en esta edición del Geab, los suscriptores pueden experimentar una segunda cita en el manual de la anticipación política, dedicado a la cuestión de las fuentes y equipos de investigación, así como información sobre la anticipación del nuevo ciclo de formación 2010-2011 disponible para los suscriptores.

Por último, desarrollamos nuestras recomendaciones para los bonos municipales de EE.UU., los mercados financieros, divisas y bienes raíces, en particular, para afrontar los shocks de la segunda mitad de 2010.

En términos de gobernanza económica mundial, recordemos que hace apenas un año, el G-20 pretendía establecer una nueva gobernanza mundial y los Estados Unidos pretendía que el nuevo sistema se organizara en torno de sus prioridades (3).

Sin embargo, durante los días 3 y 4 de junio pasado, no sólo los ministros de finanzas de la reunión del G-20 en Busan -Corea del Sur- no lograron un acuerdo para establecer un impuesto bancario mundial (una idea respaldada por Washington, Londres y la zona euro), sino que se rechazó la propuesta de los EE.UU. (solo esta vez) para apoyar los nuevos planes de estímulo económico (4), poniendo bota de toque al “decidir” que cada uno haga lo que pueda o quiera dentro de sus posibilidades.

Eso está lejos de las declaraciones oficiales de hace un año sobre el G20 como nuevo órgano central de la gobernanza global; y es bastante pleno en el sentido de “sálvese quien pueda” que nuestro equipo había previsto ante la falta de cuestionamiento del dólar EE.UU. como moneda de referencia mundial.

De hecho, nadie quiere jugar el juego global basado en normas estadounidenses (5).

Y a falta de un nuevo “juego común”, la solidaridad internacional se reduce a polvo a ojos vista.

Esta situación no sólo va a aumentar en los próximos meses, arrastrando más que a una disociación, a una verdadera desincronización política, social y presupuestaria de las principales economías del planeta, que entrañan en particular consecuencias trágicas para los jugadores y los mercados que dependen del “buen funcionamiento” del sistema internacional.

Si hay una nueva fase de recesión económica sincronizada (como se muestra en el gráfico a continuación), los contextos de cada gran potencia son tan diferentes que pueden ser más frecuentes las respuestas, especialmente cuando Estados Unidos ya no es capaz de imponer su liderazgo.

La sincronización de las fases de crecimiento y disminución de la producción industrial mundial (PMI) (Negro, la zona del euro / rojo, China / azul EE.UU. / verde, Australia) - Fuente: SirCharlot, 05/2010.

La sincronización de las fases de crecimiento y disminución de la producción industrial mundial (PMI) (Negro, la zona del euro / rojo, China / azul EE.UU. / verde, Australia) - Fuente: SirCharlot, 05/2010.

El decrecimiento USA: De la “austeridad popular escondida” a la “austeridad federal impuesta”

Las elecciones intermedias (“las elecciones de mitad de período”) de noviembre de 2010 serán el primer test electoral de la crisis de los EE.UU..

De hecho, la elección presidencial de 2008 tuvo lugar en un contexto marcado por la caída de Wall Street (que impulsó el voto por Barack Obama), pero no toda la población de los EE.UU. tenía una visión clara la magnitud de los perjuicios económicos y sociales que causaría.

Sin embargo, ante las fugas sin fin de petróleo en el Golfo de México y una gran decepción sobre la capacidad de la administración de Obama para revertir las tendencias negativas en el trabajo en el país (desindustrialización (6), el impacto en la clase media y la clase baja, las ejecuciones hipotecarias, el desempleo, el endeudamiento de los hogares, las comunidades locales y los Estados, la ansiedad por los crecientes déficits federales, las interminables guerras en Irak y Afganistán, etc…) (7); la situación electoral es particularmente volátil, como ya hemos analizado en el Geab N° 45, con el surgimiento de un nuevo movimiento secesionista y el “Tea Party”.

No nos detendremos aquí en el análisis.

Sin embargo, parece necesario hacer hincapié en el creciente estado de deterioro del entorno socioeconómico de la gran mayoría de los estadounidenses, por dos razones:

…primero, porque es un factor decisivo que parece anticipar el voto de muchos estadounidenses en noviembre de 2010

…en segundo lugar, porque es una realidad sólo anecdóticamente cubierta por los medios de comunicación para la mayoría de los estadounidenses; y casi completamente ignorada por los principales medios de comunicación extranjeros, incluyendo los occidentales (8).

Correlación entre Estados de los EE.UU. según el aumento en la tasa de desempleo (U6) y la tasa de las hipotecas con pagos pendientes en el primer trimestre de 2010 - Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales / CalculatedRiskBlog, 05/2010.

Correlación entre Estados de los EE.UU. según el aumento en la tasa de desempleo (U6) y la tasa de las hipotecas con pagos pendientes en el primer trimestre de 2010 - Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales / CalculatedRiskBlog, 05/2010.

La crisis en los gobiernos locales y en los Estados se ha visto ensombrecida por los problemas del déficit federal.

Sin embargo, es la otra cara de la misma moneda, y una cara que se mostrará en el segundo semestre de 2010 como una doble explosión: electoral, como mostrarán las elecciones; y financiera, como lo probarán las consecuencias de la crisis próxima del mercados de “Munis “, los títulos de las administraciones locales US (ver la parte “Recomendaciones” de este número de Geab).

Para Leap/E2020 sin embargo, la situación es clara: el entorno inmediato de la gran mayoría de los estadounidenses se ha ido deteriorando constantemente desde 2008 a pesar de lo que las estadísticas y los expertos y federales digan (9).

El desempleo verdadero es por lo menos de entre el 15% y el 20% (10) y alcanzó de un 30% a un 40% en las ciudades y regiones más afectadas por la crisis (11).

Jamás antes tantos estadounidenses han dependido de cupones de alimentos del gobierno federal que actualmente contribuyen a un nivel nunca alcanzado de los hogares de EE.UU. (12).

Mientras tanto, los Estados están obligados a aumentar los recortes presupuestarios (13) y a la eliminación de todo tipo de servicios sociales, lo que agrava el desempleo (14).

¡Y estos fenómenos se producen cuando el impacto del plan de estímulo económico del gobierno de Obama se espera que esté en su punto máximo! (15)

No hay pues de qué estar sorprendido viendo que el consumo de las unidades familiares no despega, e incluso retrocede, como lo muestran las ventas de detalle de mayo; y que el mercado inmobiliario continúe su bajada a los infiernos (16).

Los indicadores líderes más fiables muestran, además, que la economía de los EE.UU. comenzará a disminuir en el segundo semestre (17).

Lejos del crecimiento del 3,5% anunciado por Ben Bernanke para 2010, según nuestro equipo, será una suerte para el país si registra una cifra por encima de cero para el año en curso.

Porque, a diferencia de los discursos de Washington y la austeridad de Wall Street, ésta en realidad ya existe para la gran mayoría de los estadounidenses que ya no trabaja, y/o no tiene más vivienda, y/o sus pasivos superan a sus activos, y/o no puede pagar la universidad y/o salidas y/o días de fiesta a sus hijos, y tanto menos el consumo diario.

Es más, en numerosas localidades (18), ellos no tienen más servicios de recolección de basura frecuentes (o sea, deben pagar más tarifas), perdieron un día de distribución del correo (19), son menos protegidos por falta de policías, deben hacer colas interminables en las ventanillas de las administraciones en respuesta al despido de funcionarios, y sus niños tienen menos profesores, en escuelas que ofrecen menos servicios (cantina, transporte escolar…).

En términos colectivos, por lo tanto, las colectividades locales y los Estados han puesto en práctica una política de austeridad oculta al extranjero desde hace ya varios meses, y ésta se acelera.

Los déficits presupuestarios de los Estados americanos para el Año Fiscal 2010 (porcentaje del gasto total) - Fuente: Freerisk, 04/2010.

Los déficits presupuestarios de los Estados americanos para el Año Fiscal 2010 (porcentaje del gasto total) - Fuente: Freerisk, 04/2010.

Eso es lo que Leap/E2020 llama “austeridad popular rampante”.

Ella constituye el principal componente de la economía y de la sociedad USA reales desde hace dos años.

Esta insolvencia caminó progresivamente hacia arriba, hacia los actores del mercado inmobiliario, hacia los bancos, hacia los fabricantes de automóviles.

Y ahora, al final de estímulo económico, ella afecta los Estados, de nuevo los bancos y finalmente el Estado federal porque, en respuesta a la mise en scène mediática acertada de la «crisis griega», el temor de quiebra llevó al soberano de la zona del euro y al resto del G-20 para favorecer la recuperación de los saldos presupuestarios estructurales y, por tanto descartar el aumento de la deuda pública occidental (20).

Ahoa, sin deuda pública creciente, la economía americana está condenada a una crisis superior, ya que desde hace dos o tres décadas, produce sólo una sola cosa, a saber: deuda, y que exporta sólo ésta última.

El dólar de EE.UU. ya no es capaz de dar crédito a una economía totalmente endeudada.

Así, al decidir no seguir la petición del secretario del Tesoro de los EE.UU., Timothy Geithner, de iniciar una nueva ronda de estímulos económicos a través de la deuda, el G-20 ha condenado a Washington a enfrentarse con lo inimaginable para los mercados globales: anunciar una era de austeridad presupuestaria federal.

Ironías de la historia, este enfoque negativo del G-20 (dejando a cada uno según sus posibilidades, otros miembros del G-20 no se atrevieron a explicar la necesaria austeridad de USA), reúne directamente las probables consecuencias de las elecciones en noviembre de 2010 que llevarán a los electores estadounidenses a dar golpes violentos en el sistema washingtoniano y sus dos principales partidos (ver Geab precedentes); por lo que es no sólo posible sino necesario para demócratas y republicanos una “revolución mental”… si aspiran a tener chances de ganar las presidenciales de 2012.

Para nuestro equipo, las coacciones socio-políticas americanas internas convergen así con las presiones économico-financieras externas en el curso del segundo semestre de 2010, volviendo inevitable la puesta en marcha del primer gran plan de austeridad presupuestaria de USA desde hace más de sesenta años y la subida más fuerte de la presión fiscal desde hace cincuenta años.

El nivel de presión fiscal sobre los estadounidenses más ricos (1920 - 2010) - Fuentes: CBO/EconIm, 05,2010.

El nivel de presión fiscal sobre los estadounidenses más ricos (1920 - 2010) - Fuentes: CBO/EconIm, 05,2010.

Las consecuencias de tal (r) evolución sobre la economía usamericana, los intercambios comerciales, los mercados financieros mundiales, el valor de los activos nominados en dólares (en primera fila de los US T-Bonds) y el dólar mismo son inmensas.

Vamos a regresar en esa parte del Geab 46 sobre nuestras recomendaciones.

Hay que tener en cuenta que desde 1945 (y quizás incluso desde la década de 1930), la economía y las finanzas mundiales se basaron en el mito de un motor americano de crecimiento irresistible que, pudiendo conocer planes de recortes a corto, quedaba, sin embargo, con una fiabilidad a toda prueba.

Si una red de seguridad social débil siempre ha impuesto un fuerte crecimiento de EE.UU. para impedir que millones de estadounidenses sean aplastados en la pobreza, sin duda esto es aún más cierto para el sistema monetario y financiero mundial que no goza de ninguna red de socorro.

Si la austeridad griega o española provoca tales turbulencias, imagine lo que va a pasar con la austeridad USA que deberá imponer cortes presupuestarios de por lo menos 1000 mil millones en 3-5 años (21).

Este tipo de noticias provocará un replanteamiento radical del principal mito sobre el cual se confunden los mercados internacionales y el sistema económico y financiero de las últimas décadas, asegurándole un sitio eminente entre los cuatro puntos individuales de desfallecimiento del sistema global en el curso del semestre próximo.

Notas:

(1) Un solo punto de fallo (Punto único de falla o SPOF en inglés) es un punto en un sistema informático del cual el resto del sistema es dependiente y cuyo fracaso hace que el sistema se apague por completo.

El punto único de fallo tiene como principal característica la de no ser protegido (redundante). Por lo tanto, es un riesgo para la disponibilidad del sistema. En la definición de “Single Point of Failure”, la palabra Inglés “único” es la más importante y hace hincapié en la singularidad y por lo tanto en lo frágil del “componente”.

El concepto de punto único de fallo está estrechamente relacionado con dicho servicio, en la medida en que un problema sobre este punto causa una interrupción del servicio.

Según Leap/E2020, la profundización de la crisis y la aprobación de este punto de inflexión nueva de la crisis sistémica global en el segundo semestre de 2010 pondrá de relieve los graves problemas en cuatro puntos individuales de falla dentro del sistema internacional actual.

Las consecuencias, a imagen y semejanza de un sistema informático, serán del orden de la denegación de servicio, es decir, de crisis superiores a los dominios, las regiones y los sectores concernidos.

(2) Nuestros lectores observarán que, a diferencia de los principales media anglosajones y de los que les copian/pegan en otros países, no resumimos los riesgos mundiales que vienen a dos causas: Grecia y el Euro.

Hasta consideramos que no forman parte de los puntos individuales de desfallecimiento del sistema internacional: Grecia porque ella es marginal y no ocupa ninguna función-llave del sistema, el euro porque él nunca estuvo en riesgo de hundimiento y porque en dos meses, Eurolandia puso en marcha las medidas que se negaba a adoptar desde hace una década, de las que la austeridad forma parte. Y es la austeridad que según nuestro equipo forma parte de los cuatro puntos individuales de desfallecimiento del sistema mundial.

(3) Leap/E2020 había invertido tanto esfuerzo y recursos (incluyendo una carta abierta a página entera en el Financial Times) haciendo hincapié en que el G20 podría constituir una solución alternativa al hundimiento de la gobernanza mundial nacida de después de la Segunda Guerra mundial sólo si el proyecto de una nueva divisa de reserva mundial fuera puesto sobre la alfombra, con el fin de asegurarse que todos los actores del G-20 tienen un interés que coopera sobre el término medio y largo (ver Geab del primer semestre 2009).

Entonces, Washington no quiso nada saber y los europeos fueron incapaces de asumir sus responsabilidades para proponer tal nueva divisa y asociar así su peso con el de los chinos, rusos, indios y Braileños.

El resultado un año más tarde: él “cada uno para sí” reina y Washington fue incluso capaz de adoptar sus proposiciones a la reunión del G-20 que se transforma de facto en asamblea que esconde cada vez más mal un estado creciente de desunión mundial.

(4) Fuente: GlobalEconomicAnalysis, 05/06/2010.

(5) Fuente: Alphaville, 05/06/2010.

(6) En abril pasado, los despidos se hicieron en primer lugar el sector manufacturero, refutando todos los dichos sobre una recuperación liderada por las exportaciones y la industria. Fuente: Reuters, 21/05/2010.

(7) El New York Times de 04/06/2010 llegó a hablar de una sensación de caos en el país.

(8) De hecho, siempre es impresionante ver los medios de comunicación hacerse eco repetidamente de una manifestación de 7000 personas en Atenas para informar sobre la movilización de la población contra las medidas de austeridad (en este caso es un ejemplo de otros tales en CNBC 05/03/2010), mientras que ninguno de ellos menciona el hecho de que el gobernador del Estado de Nueva York anuncia un caos general en el Estado debido a recortes en el personal de la policía, la justicia, la salud… en medio de protestas de miles de funcionarios públicos regulares. Fuente: NYDailyNews, 10/06/2010; York Times New, 09/06/2010.

(9) El nuevo menú de U$S 2 de Taco Bell indica claramente la tendencia de empobrecimiento generalizado. Fuente: USA Today, 14/05/2010.

(10) En cuanto al desempleo, es útil consultar esta lista de quince empresas de EE.UU. que han despedido empleados durante los últimos meses para entender la lógica suicida de la rentabilidad. Fuentes: CNNMoney / Fortune, 13/05/2010; Gallup, 19/03/2010.

(11) Fuentes: MarketWatch, 08/06/2010; CNNMoney, 05/06/2010.

(12) Fuente: USA Today, 26/05/2010.

(13) Media docena de ellos no está incluso en condiciones de pagar los créditos fiscales debidos a los hogares y las empresas. Y treinta y dos Estados tendrán que pedir prestado casi 40 mil millones de dólares en 2010/2011 a fin de pagar las prestaciones por desempleo. Fuentes: The New York, 02/06/2010; GlobalEconomicAnalysis, 21/05/2010.

(14) En el informe publicado en mayo de 2010 sobre el tema por la Liga Nacional de Ciudades muestra la magnitud del fenómeno.

(15) En los últimos meses, más de un millón de estadounidenses ha dejado de buscar trabajo debido a la falta de oportunidades. Es lo que le permite al gobierno federal sacarlos de las estadísticas y proclamar que la tasa de desempleo baja mientras que cada vez menos americanos tienen trabajo. Fuente: CNBC, 07/06/2010.

(16) La consulta de los diez gráficos sobre este caso propuestos por DrHousingBubble del 10/06/2010 es muy reveladora.

(17) Para los que todavía creen que el crecimiento americano tiene una cita en los trimestres próximos, es muy edificante de leer las “25 preguntas…” puestas en una lista por PrisonPlanet del 25/05/2010; o hasta consultar los 20 indicadores propuestos por EconomicCollapse del 02/06/2010.

(18) Fuentes: CNNMoney, 01/06/2010; SeekingAlpha, 11.06.2010, USAToday, 12/06/2010.

(19) El Servicio Postal de Estados Unidos no entrega el correo más de cinco días por semana, en lugar de los seis de anteriormente. Fuente: The Washington Post, 24/03/2010.

(20) Todo esto tiene lugar en un contexto de crecientes tasas de interés por varios bancos centrales como los de Canadá, de la India, de Australia, de Brasil… haciendo pues cada vez más improbable una capacidad de venta de los Bonos del Tesoro USA con pérdida como actualmente, excepto multiplicando los “golpes” como Grecia cada trimestre.

Pero, en Europa como en Asia, los países candidatos a este tipo de “golpes ” se llaman Japón, Francia, Italia, el Reino Unido… blancos demasiado próximos o demasiado peligrosos por su capacidad de daño.

(21) Está en una estimación baja por parte de nuestro equipo, en una lógica de similitud con los otros países occidentales, sabiendo que el presupuesto de la Defensa y los programas sociales serán los más tocados.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Si el mundo llega a un máximo absoluto en su capacidad de extracción de energía, parece bastante razonable que el sistema económico y financiero, basado en la necesidad de un crecimiento constante para poder pagar los intereses que sus capitales exigen, además del propio capital, sea el primero en mostrar esa fatiga e impotencia para seguir creciendo.

Por Pedro Prieto – CrisisEnergética

crisisenergetica.org
Vía IAR Noticias

27-Septiembre-08


Los seres humanos viven en la biosfera y gracias a ella. Pero en la primera década del siglo XXI el 86% de la energía primaria que consumen los 6.700 millones de personas proviene de la litosfera.

Un 40% de esta energía es petróleo. Otro 40% es gas natural y carbón. Y un 6% más proviene del uranio.

Esto supone que cada año se extraen cerca de 10.000 millones de toneladas de petróleo equivalente del interior de la tierra.

La tecnosfera, esa construcción humana, transforma a su vez la biosfera a la conveniencia del hombre y eso incluye la extracción, transformación y el transporte de materiales útiles de la corteza terrestre, a un ritmo de unos 33.000 millones de toneladas anuales, a los que hay que sumar 36.000 millones de toneladas de gangas y unos 30.000 millones de toneladas de recubrimientos y estériles.

Los 11.000 millones de toneladas de petróleo equivalente de energía primaria se utilizan, pues, para extraer, transformar y transportar unos 100.000 millones de toneladas de materiales, incluyendo la propia energía primaria. Sin esta energía, esto sería imposible en esos niveles. Y con un aporte energético decreciente, esta gigantesca actividad decrecería proporcionalmente.

Siendo el planeta esférico y por tanto, limitado en tamaño, es obvio que los recursos que contiene también son limitados.

Los geólogos han observado que la extracción de recursos de la litosfera está sujeta a ciertos patrones que limitan y dan forma a las tasas de extracción de los mismos.

Los geólogos de ASPO han señalado que esos patrones siguen la muy conocida curva en forma de campana, con un aumento inicial de los ritmos de extracción, seguido de un cenit o dos o a veces una meseta y finalmente un declive irreversible, hasta que la tasa de extracción del recurso ya no resulta útil a la sociedad y el resto que queda en la litosfera se abandona. Es la curva de Hubbert.

El cenit o pico, o los picos, o mesetas, se suelen dar cuando se ha extraído aproximadamente la mitad de la cantidad conocida en esa parte de la litosfera. Y en geología se cumple perfectamente el dicho de que “nunca segundas partes fueron buenas”.

Y al extrapolar los diversos patrones de extracción de cientos de yacimientos y de decenas de países productores ya en declive, con las reservas probadas, las probables y las posibles y a las que todavía se calcula quedan por descubrir en todo el explorado mundo, los científicos de ASPO han concluido que el mundo está a punto de alcanzar el cenit de su tasa de extracción máxima de petróleo, que pronto será seguida de la del gas natural.

Hoy prácticamente ningún experto discute este hecho geológico clave y las únicas diferencias de importancia son respecto a la fecha en que este fenómeno se dará, aunque las variaciones oscilan entre los que opinan que ya se ha dado para el petróleo regular y/o convencional y los más optimistas que creen que no se dará hasta el 2030. Lo que es mañana mismo en términos históricos.

Se atribuye a Kenneth Defeyyes, profesor emérito de la Universidad de Princeton y alumno aventajado de M. King Hubbert, padre de la teoría del cenit de la producción mundial del petróleo, el dicho de que dicha llegada al cenit se suele ver siempre desde el espejo retrovisor.

Es decir, que la llegada a un límite físico, no se suele avistar, para nuestra desgracia, por adelantado, sino a toro pasado, cuando ya se está en pleno declive y la producción de varios años consecutivos no ha hecho más que descender continuamente a cada año que pasa y el hecho ya no se puede ignorar por más tiempo.

La frase ha hecho fortuna finalmente entre los que creen que la llegada a tal momento es inminente, desde el punto de vista histórico. Matthew Simmons, presidente de Simmons & Company International, una de las mayores empresas del mundo en asesoría de inversiones financieras en el campo de la energía, suele comentar que la vista de este fenómeno en el espejo retrovisor es inminente.

Algunos miembros de ASPO también toman esta frase para señalar la cercanía de este momento histórico para la Humanidad y para advertir y poner en guardia sobre las dramáticas consecuencias que tal hecho puede tener para toda la Humanidad, si terminamos viéndolo sólo desde el espejo retrovisor. Todo ello, en un mundo que vive gracias a la extracción de 85 millones de barriles diarios de este elemento, que conforman más del 90% del transporte mundial actual y que son de muy difícil sustitución en tiempo y forma, si sólo somos capaces de verlo cuando ya esté sobrepasado.

El problema para la Humanidad comienza no cuando se acabe este preciado elemento, sino cuando la producción mundial de oro negro comience a declinar, por razones puramente físicas, a tasas que oscilan entre el 4 y el 10% anual. Esto es, que cada año se empiece a disponer de menos combustible que el anterior, sin remisión y sin que sean fáciles otros sustitutos y alternativas a un combustible tan versátil y tan abundante y disponible como el petróleo, en una sociedad acostumbrada a crecer sin límites, sobre todo desde que comenzó a explotar intensiva y extensivamente los combustibles fósiles a partir del siglo XIX

Se trata más de flujos, de flujos decrecientes, que del final del petróleo o del gas. Es un tema de agotamiento físico y geológico, más que un asunto puramente económico.

Existen claras evidencias de que el crecimiento económico y el consumo de energía van parejos y están muy directamente relacionados, aunque se puedan dar mejoras locales o nacionales del PIB por unidad de energía (más bienes o servicios con menos energía) que, sin embargo, no se ven confirmadas a nivel mundial, a medida que la calidad de los recursos extraídos se deteriora.

Las mejoras tecnológicas y mayores inversiones financieras en exploración pueden contribuir a retrasar el cenit o la meseta de la curva en forma de campana o a deformarla, pero no pueden eludir la realidad geofísica de un agotamiento gradual de los combustibles fósiles.

Hay además claras indicaciones de que los gases de efecto invernadero y otras emisiones de gases están también íntimamente relacionados con el consumo de energía de los combustibles fósiles, extraídos de la litosfera para ofrecer servicios a la sociedad.

Desde finales del siglo pasado, los científicos de ASPO han estado advirtiendo sobre las consecuencias que para los 6.700 millones de seres humanos, que viven fundamentalmente de los recursos energéticos de la litosfera, puede tener el cada vez más difícil acceso a las reservas conocidas y los cada vez mayores costes que implica. Y también sobre las consecuencias que para la Humanidad puede tener el empezar a disponer, a cada año que pasa, menos de esos recursos vitales energéticos que mueven y mantienen a nuestra moderna sociedad.

¿Está tocando techo el mundo de los combustibles fósiles?

Se cumplen ahora exactamente 10 años desde que el irlandés Dr. Colin Campbell y el geólogo francés Jean Laherrère publicaran, en el volumen 278, no. 3 de la revista Scientific American ( Investigación y Ciencia), su artículo, ya histórico, titulado “El fin del petróleo barato”.

En él hacían mención a un concepto que ya se conocía desde los años 50, en que el geólogo de la Shell, Marion King Hubbert intuyera que el modo general de explotación de un yacimiento, región o país, describía una curva más o menos en forma de campana y que el recurso medido y probado solía estar a la mitad aproximada de su explotación posible, cuando llegaba a su tasa máxima de extracción y empezaba a partir de ahí a declinar de forma inexorable. Esto es: la llegada al cenit o punto máximo de la producción mundial de un recurso finito. El conocido para el caso del petróleo mundial como “Peak Oil”

Pero este asunto fue virtualmente ignorado por la ciencia del momento y menos aún la economía establecida, porque aunque la producción de un determinado lugar llegase a ese cenit y empezase a declinar, siempre había nuevos yacimientos por explorar, para sustituir a los que primero se empezaron a agotar, ya en los años treinta del siglo pasado.

En su caso, Campbell y Laherrère analizaban el petróleo mundial, basándose en unas ingentes bases de datos de pozos, yacimientos, regiones y países, que como grandes expertos mundiales tenían a su disposición. Vieron las reservas conocidas, los tipos de petróleo existentes, los ritmos de explotación y de consumo, las tendencias y sobre todo, los que habían pasado ya del cenit. Compararon con las previsiones de Hubbert, que atinó en 1956, que los EE. UU. llegarían al cenit en 1971 y predijo en aquellas lejanas fechas que el mundo llegaría al cenit en el año 2000 para luego declinar en su producción petrolífera. Y llegaron a una conclusión parecida: el cenit del llamado “petróleo convencional” (que Laherrère prefiere especificar se trata de “regular convencional”) se daría hacia el 2010.

En el año 2000, estos dos científicos, y pocos más, crearon la Asociación para el Estudio del Cenit del Petróleo, ASPO, por sus siglas en inglés. En el año 2002, organizaron la 1ª Conferencia Internacional, junto con el profesor de física de la Universidad de Uppsala, Kjell Aleklett, hoy presidente de ASPO, a la que asistieron un reducido número de expertos.

Diez años después, el número de llamadas en Internet al concepto de “Peak Oil” supera los cuatro millones. La 6ª Conferencia Internacional, del año pasado en Cork, Irlanda, tuvo la asistencia de cientos de especialistas y expertos de todo el mundo. Contó con la asistencia de varios ministros y ex ministros europeos y de altas personalidades políticas, del mundo académico y del sector energético, donde el concepto del cenit del petróleo se ha abierto paso de forma incontestable, aunque la gran industria del sector sigue siendo muy reticente al reconocimiento público de este fenómeno y sobre todo, a fijar una fecha tan cercana a la que vivimos, como la que predijeron estos científicos.

Hay creadas más de veinte Asociaciones nacionales, desde EE. UU. a China y en casi todos los países europeos, que están vinculadas de forma muy libre, exclusivamente alrededor de su punto de encuentro: la llegada inminente, hablando en términos históricos, al cenit, máximo o pico de la producción mundial de petróleo.

A Campbell y Laherrère se les puede aplicar en esta pasada década, lo que dijo Gandhi sobre él mismo y su perseverancia: “primero te ignoran; luego se ríen de ti; luego luchan contra ti; y luego vences”. El ex secretario de Energía de los EE. UU. con la Administración Carter, Arthur Schlesinger, viajó el año pasado a abrir la 6ª Conferencia Internacional de ASPO en Cork y comentó, respecto de los miembros de ASPO y sus trabajos sobre el cenit del petróleo, que podían “cantar victoria”; esto es, que sus tesis parecen ya incuestionables en el fondo y que la Humanidad tendrá que afrontar este severo reto antes de 10 años.

Sin embargo, los economistas clásicos todavía trabajan, piensan y se comportan como si la Tierra fuese un lugar sin límites, una especie de Tierra plana, en la que los recursos y sus tasas y flujos de extracción jamás pudiesen disminuir.

Si el mundo llega a un máximo absoluto en su capacidad de extracción de energía, parece bastante razonable que el sistema económico y financiero, basado en la necesidad de un crecimiento constante para poder pagar los intereses que sus capitales exigen, además del propio capital, sea el primero en mostrar esa fatiga e impotencia para seguir creciendo.

Lo que está sucediendo estos días, puede ser el preludio que anuncia, hasta sin querer, el fin de una era, de un modelo social. La economía clásica trata a la energía como un bien de consumo más; pero hemos visto que no lo es; es el requisito previo para que se puedan dar todos los demás bienes y servicios proporcionalmente a su grado de explotación.

Sobre estas premisas, surge una duda acerca de si la energía disponible en la biosfera (básicamente la biomasa, la energía solar, la hidráulica o la eólica) y sus flujos o tasas de extracción posibles, podrán tomar el relevo de las energías fósiles, pronto en decadencia, que ahora tomamos de la litosfera a velocidades de vértigo.

O mejor todavía, si podrán cubrir la creciente brecha entre estos agotamientos previsibles del aporte fósil y la siempre creciente demanda que la economía clásica implica.

Así como una semilla se alimenta bajo la tierra y después emerge en forma de planta, vamos a necesitar enfrentarnos pronto al dilema y a la paradoja de tener que volver pronto a la biosfera en busca de recursos energéticos renovables para nuestra supervivencia.

El sol proyecta sobre la tierra 8.500 veces más energía que la energía primaria que consumimos y genera todas las energías renovables que derivan de él.

Pero no se trata sólo de una cuestión de volúmenes, sino fundamentalmente de flujos y de tasas razonables de captura energética, de una energía que viene dada dispersa; de saber si esta energía, tan abundante como dispersa, podrá mantener los actuales modelos sociopolíticos y tecnológicos, con todas las mencionadas actividades de extracción, transformación y transporte de materiales.

En la 7ª Conferencia Internacional de ASPO analizaremos y discutiremos sobre estas importantes cuestiones, en un encuentro público, con algunas señaladas contribuciones sobre estos temas. Tendrá lugar en el World Trade Center de Barcelona, los próximos 20 y 21 de octubre.

http://www.iarnoticias.com/2008/noticias/norteamerica/0510_petroleo_crisis_financ_25sept08.html

Tags: , , , , , , ,

28
sep

Colapso financiero global

   Publicado por: admin  en Economía, Entradas

Por Michel Chossudovsky
26/09/08
lahaine.org
vía aporrea.org

Los mercados bursátiles del mundo están interconectados vía ordenador. La volatilidad de Wall Street se “derrama” así a toda velocidad sobre los mercados bursátiles asiáticos y europeos, empapando todo el sistema financiero

Lunes sangriento: 15 de septiembre de 2008

La media industrial del Dow Jones (DJIA, en sus siglas inglés) bajó ese día 504 puntos (4,4%), la mayor caída registrada desde el 17 de septiembre de 2001, fecha en la que se reanudaron las actividades tras los ataques del 11-S.

El desplome financiero prosigue incontenible y el Dow Jones ha llegado a bajar 800 puntos en menos de una semana. Los mercados bursátiles del mundo están interconectados “alrededor del reloj” a través de los enlaces instantáneos vía ordenador. La volatilidad de Wall Street se “derrama” así a toda velocidad sobre los mercados bursátiles asiáticos y europeos, empapando todo el sistema financiero.

La crisis financiera más seria desde el Crac de Wall Street de 1929

Las implicaciones de esta crisis, al situarlas en un contexto global y teniendo en cuenta la inestabilidad generada por el comercio especulativo, son de largo alcance.

Sin embargo, la crisis no ha tocado fondo aún en modo alguno. Y, potencialmente, podría llegar a trastocar los cimientos mismos del sistema monetario internacional. Las repercusiones que tendría sobre la vida de la gente en EEUU y en todo el planeta serían muy graves.

La crisis no se limita al colapso de los mercados financieros, también está en peligro la economía real -nacional e internacional-, así como sus instituciones y subestructuras productivas.

Cuando los valores de la bolsa se derrumban, los ahorros de toda la vida de las familias merman o se evaporan, por no mencionar los fondos de pensiones.

El colapso financiero repercute inevitable y violentamente en los mercados de consumo, en el mercado de la vivienda y, más ampliamente, en el proceso de inversión en la producción de bienes y servicios.

La guerra y la crisis de la economía

El hecho más destacable es que ese desplome de los valores de la bolsa se produce en la encrucijada de una aventura militar importante. La crisis financiera global va íntimamente relacionada con la guerra.

Al dedicar un presupuesto desbocado al sector de la defensa se incide de forma nefasta en los sectores civiles de la actividad económica. La economía de guerra repercute directamente sobre la política monetaria y fiscal. Los gastos en defensa suponen más de 500.000 millones de dólares. Además, hay otros 70.000 millones de dólares destinados ya a “cubrir costes de guerra en los primeros meses de la próxima administración”. Estas sumas, combinadas, representan el grado más alto de gastos militares desde el final de la Segunda Guerra Mundial (una vez hechos los ajustes necesarios por la inflación)”. (Csmonitor.com, 6 de febrero de 2008).

“La guerra es buena para hacer negocios”: Los poderosos grupos financieros que rutinariamente manipulan los mercados de valores, los mercados de la moneda y las materias primas están también fomentando la continuación y escalada de la guerra en Oriente Próximo. La crisis financiera se refiere a la estructura de la inversión pública estadounidense en la economía de guerra frente a la financiación, mediante los dólares de los impuestos, de programas sociales civiles. “Esto cuestiona también, en un plano más amplio, el papel del Tesoro y del sistema monetario estadounidenses, dedicados de forma implacable a financiar el complejo industrial militar y la guerra en Oriente Próximo a costa de la mayoría de sectores de la actividad económica civil”. (Véase Michel Chossudovsky, The Democrats endorse the “Global War on Terrorism”: Obama “goes after” Osama, 29 de agosto de 2008) [*]

La guerra se emprende para cosechar beneficios y se financia con la expansión masiva de dólares por todo el mundo a través de deuda pública. Guerra y Globalización van de la mano. Wall Street, las compañías petroleras y los contratistas de la defensa tienen intereses simultáneos y coincidentes. Las compañías petroleras están detrás del aumento especulativo de los precios del crudo en el mercado energético londinense.

A su vez y como consecuencia de la agenda militar, la economía civil estadounidense está en crisis, mientras los recursos de la nación, incluidos los dólares de los impuestos, se desvían para financiar una guerra multimilmillonaria en Oriente Próximo.

La avalancha especulativa

La contienda mundial para apoderarse de las riquezas a través de la “manipulación financiera” es la fuerza motriz que subyace en esta crisis. Es la fuente del torbellino económico y de la devastación social.

¿Cuáles son las causas subyacentes? Lo que prevalece es un entorno financiero sin regla alguna, caracterizado por un comercio especulativo extenso.

La historia de la desregularización data de los comienzos de la administración Reagan.

Debido al colapso de mercado bursátil de 1987, Wall Street advirtió al Tesoro estadounidense que no interfiriera en los mercados financieros. Una vez liberadas del control gubernamental, se invitó a las bolsas de Nueva York y Chicago a que establecieran sus propios procedimientos reglamentarios.

La autoridad para regular el mercado ya no recaía en el Estado sino en los directivos bursátiles que sirven directamente a los intereses de los especuladores institucionales.

La crisis de Wall Street es parte de un proceso de guerra financiera. Desde la crisis de 1987, se ha venido desplegando una nueva era de intensa competencia financiera.

La desreglamentación financiera en EEUU ha creado un entorno que favorece una concentración sin precedentes del poder financiero global. A lo que nos estamos enfrentando es a un conflicto entre conglomerados financieros en competencia.

El colapso financiero está íntimamente relacionado con el crecimiento incontrolado de operaciones especulativas muy apalancadas.

Los fondos de cobertura

Los fondos de cobertura juegan un papel principal en todo este proceso de reestructuración. Esas transacciones especulativas (toda la panoplia de fondos derivados, opciones, futuros, fondos de inversión relacionados con los índices de mercado, etc.) negociadas a menudo mediante fondos de cobertura ocultan el funcionamiento de las transacciones bursátiles y su relación con la actividad económica real.

Los fondos de cobertura son fondos de inversión privados que administran la agrupación de fondos de inversores adinerados. Aunque van unidos a menudo a instituciones financieras importantes, están fuera de cualquier reglamentación. Operan con grandes fondos comunes de dinero-capital que se utilizan para emprender transacciones especulativas muy apalancadas. Estas tienen la característica de que pueden cosechar beneficios cuando el mercado está al alza, pero también cuando está a la baja.

Ventas al descubierto

El colapso del mercado bursátil puede ser una operación absolutamente rentable. Con información previa desde dentro, el colapso del mercado de valores constituye (mediante las ventas al descubierto) una oportunidad lucrativa para ganar muchísimo dinero para toda una categoría selecta de especuladores poderosos que tienen capacidad para manipular el mercado en la dirección apropiada en el momento adecuado.

Hay indicios de que ha existido una conspiración cuidadosamente orquestada para provocar el colapso de varias instituciones financieras importantes mediante descaradas manipulaciones.

“Las ventas al descubierto”, junto a la propagación de falsos rumores, se han utilizado como estrategia para provocar el colapso de acciones en Wall Street, incluyendo las de Lehman, Morgan Stanley y Goldman Sachs.

“Los vendedores al descubierto tienen como objetivo aprovecharse de la bajada de las acciones comprando habitualmente acciones con dinero prestado para venderlas y comprarlas de nuevo cuando su precio ha bajado. En las ventas al descubierto “manifiestamente” abusivas, el vendedor no ha pedido dinero prestado para comprar las acciones y no se las ha llegado a traspasar al comprador”.

Algunos participantes en el mercado dicen que vendedores abusivos al descubierto han contribuido a la quiebra de compañías tales como Lehman Brothers al obligar a bajar los precios de las acciones.

El miércoles pasado, John Mac, jefe ejecutivo de Morgan Stanley, dijo a los empleados en un memorándums: “¿Qué es lo que está sucediendo ahí fuera? Para mí está muy claro, estamos en medio de un mercado controlado por el miedo y los rumores, y los vendedores al descubierto están haciendo caer nuestras acciones”. (Financial Times, 17 de septiembre de 2008).

Las autoridades reguladoras han reconocido que el colapso de Bear Sterns del pasado marzo fue consecuencia de las ventas al descubierto. “Los reguladores han estado investigando una combinación de ventas al descubierto y rumores falsos como parte del problema”. (Wall Street Journal, 18 de septiembre de 2008)

Merril Lynch está en venta y Lehman Brothers en bancarrota. Esos no son acontecimientos fortuitos. Son el resultado de las manipulaciones de poderosas instituciones financieras rivales, que ponen en marcha operaciones especulativas altamente apalancadas para conseguir sus objetivos desplazando o adquiriendo el control de una institución financiera rival.

El actual colapso financiero no tiene nada que ver con las fuerzas del mercado: se caracteriza por ser una guerra financiera entre especuladores institucionales rivales.

El mercado del crudo

El comercio especulativo apalancado empujó al alza el precio del crudo hasta grados extremos, alcanzándose el pico en julio de 2008, momento a partir del cual se invirtió rápidamente la orientación del comercio especulativo, llevando a un desplome espectacular en los precios del petróleo (Ver gráfico).

Esas instituciones financieras y/o inversores que tienen capacidad para manipular el movimiento de los precios del crudo, y que tenían conocimientos previos y capacidad para determinar el calendario del aumento especulativo y del consiguiente colapso, pudieron cosechar inmensas cantidades de beneficios tanto durante los movimientos al alza como a la baja del precio del petróleo.

“El movimiento en los precios globales en los valores mercantiles de Nueva York y Chicago no guarda relación alguna con los costes de producción del petróleo. La espiral en el precio del crudo no es consecuencia de una escasez de petróleo. Se estima que el coste de un barril de petróleo en Oriente Próximo no supera los 15 dólares. Los costes de un barril de petróleo extraído de las arenas de alquitrán de Alberta, Canadá, es del orden de 30$”. (Para ampliar detalles, véase: Michel Chossudovsky, The Global Crisis: Food, Water and Fuel, Three Fundamental Necessities of Life in Jeopardy, Global Research, julio 2008) [**]

Reestructuración económica global

La crisis económica es el resultado de un proceso de reestructuración macroeconómica y financiera que se inició en los primeros años de la década de 1980. Es la consecuencia de un marco político: las reformas de los sectores comerciales y financiero bajo los auspicios de la Organización Mundial del Comercio, por no mencionar la imposición de las terribles reformas macroeconómicas del Fondo Monetario Internacional, habitualmente denominadas programas de ajuste estructural. Todo ello unido al empobrecimiento de grandes sectores de la población mundial.

La crisis de la deuda de los primeros años de la década de 1980 desencadenó una oleada de fusiones corporativas, compras de acciones y bancarrotas. Esos cambios prepararon a su vez el camino para la consolidación de una nueva generación de financieros agrupados alrededor de grandes bancos mercantiles, inversores institucionales, firmas de correduría de bolsa, grandes compañías de seguros, etc. En este proceso, las funciones de la banca comercial se unen a las de los bancos inversores y los broker, llevando todo ello a la consolidación de un puñado de conglomerados financieros globales.

El uso no controlado de instrumentos especulativos complejos ha hecho que Wall Street disponga de los medios necesarios para extender su imperio financiero global. El principal avance de este proceso no consiste en la supervisión del mercado de valores per se. Más bien reside en el control de los mercados lucrativos a través de instrumentos especulativos –derivativos, opciones, futuros, coberturas, etc.- donde el ámbito para la manipulación y el tráfico de información confidencial son mucho más grandes.

NASDAQ (1994-2008). Pico alcanzado por Dot.com en marzo de 2000

Wall Street consiguió el dominio financiero a través del control institucional de los canales del comercio especulativo. Este control también le facilitó, como en el caso de la crisis asiática, la base para debilitar el papel de los bancos centrales, haciéndose con el dominio de los reinos de la política monetaria, de los mercados bursátiles y de los mercados monetarios. Tan sólo en la crisis asiática de 1997 se llegaron a confiscar, en cuestión de meses, más de 100.000 millones de dólares de las bóvedas de los bancos centrales de Asia; similares asaltos especulativos se llevaron a cabo en Rusia en 1998 y en Brasil en 1999.

Esos acontecimientos fueron seguidos de una burbuja espectacular y de la quiebra de las acciones de dot.com, cuando el índice compuesto NASDAQ subió a más de 5.000 puntos en marzo de 2000, con el consiguiente colapso, provocando una cadena de ventas a causa del pánico (Véase abajo)

El Acta de Modernización de los Servicios Financieros de 1999 [1]

En 1999, el Congreso estadounidense adoptó el Acta de Modernización de los Servicios Financieros (Gramm-Leach Bliley Act). Tras largas negociaciones, se revocaron “de un plumazo” todas las restricciones reglamentarias existentes sobre los poderosos conglomerados bancarios de Wall Street.

Bajo las nuevas normas ratificadas por el Senado estadounidense y aprobadas por el presidente Clinton, los bancos comerciales, las firmas de broker, los inversores institucionales y las compañías de seguros podían invertir libremente en cualquier negocio e integrar completamente sus operaciones financieras. La legislación revocó el Acta Glass-Steagall de 1933, un pilar de la “política de recuperación económica y social de los años 30” [New Deal] del Presidente Roosevelt, puesta en marcha en respuesta al ambiente de corrupción, manipulación financiera y “tráfico de influencias” que provocaron más de 5.000 quiebras bancarias en los años siguientes al crac de Wall Street de 1929. (Véase Martin, MacLaughlin, Clinton Republicans agree to deregulation of US banking system, World Socialist Website, 1 de noviembre de 1999).

El frenesí de las fusiones

Se realizaron varias fusiones bancarias elefantinas (incluidas las del National Bank Corp con el Bank of America y la del Citibank con Traveler Group), que fueron aprobadas por la Junta de la Reserva Federal (en abierta violación de la legislación anterior a la aprobación del Acta de Modernización Financiera de 1999).

En los años anteriores a la inauguración de la administración Bush, se había desarrollado un proceso de intensa rivalidad financiera. El Nuevo Orden Mundial, en gran medida bajo dominio del capital financiero estadounidense, trataba de aplastar a los conglomerados bancarios rivales de Europa Occidental y Japón y de sellar alianzas estratégicas con un “club selecto” de gigantes bancarios británicos y alemanes.

The Shape of Things to Come [***]

Las fusiones de los bancos (llevadas a cabo antes de la legislación de 1999 en violación del Acta Glass-Steagall) no fueron más que “la punta del iceberg”, la forma de las cosas por venir. La revocación del Acta Glass-Steagall había creado un contexto que se trasladó a un puñado de conglomerados financieros.

Actualmente, lo que prevalece de facto es un sistema de regulaciones privadas. El cambiante “supermercado financiero global” está controlado por los gigantes de Wall Street. Por todo el país, los bancos de ámbito estatal acabaron desplazados o absorbidos por los gigantes financieros, provocando una serie mortal de quiebras bancarias.

A su vez, los poderes de supervisión de la Junta de la Reserva Federal, cada vez más directamente dominada por Wall Street, aparecían significativamente debilitados. En EEUU, los gigantes financieros tienen capacidad para estrangular negocios de ámbito local y ensombrecer la economía real. De hecho, debido a la ausencia de competencia, la legislación de 1999, que fue una iniciativa del Senador Phil Gramm, autorizó también a los gigantes de los servicios financieros (eludiendo a la Junta de la Reserva Federal y actuando en tácita colusión unos con otros) para que fijaran la estructura de tasas de interés como a ellos les conviniera:

“A pesar de las inminentes señales de peligro, la legislación de 1999 parece ignorar totalmente la historia de los fracasos de los mercados bursátiles desde el comienzo de la “crisis asiática” a mediados de 1997. Las repercusiones económicas y sociales en un sistema financiero globalmente integrado –por no mencionar los riesgos de un colapso financiero global consecuencia de la ausencia de regulaciones financieras- son mucho más graves hoy [1999] que durante los años que siguieron al crac de Wall Street de 1929. (Michel Chossudovsky, notas no publicadas sobre el Acta de Modernización de los Servicios Financieros de 1999, Legislación, noviembre de 1999).

Arquitectura financiera global

El Acta de Modernización de los Servicios Financieros no debería considerarse de forma aislada como un procedimiento doméstico limitado al paisaje financiero estadounidense.

El impacto de la legislación se extendió más allá de las fronteras del sistema financiero estadounidense. Los cambios institucionales que trajo consigo, incluida la concentración y centralización de poder en manos de un pequeño número de gigantes financieros, contribuyeron en gran medida a la inquebrantable búsqueda de la dominación financiera global por parte de Wall Street.

La pelea de ámbito mundial para apropiarse de las riquezas mediante la “manipulación financiera” era la fuerza motor existente tras esa reestructuración de la arquitectura financiera global de la que era parte integral la legislación estadounidense de 1999, estableciendo un modelo de reforma financiera en diferentes partes del mundo.

Aunque la legislación de 1999 no rompía por sí misma las barreras a los movimientos de capital, en la práctica capacitaba a jugadores clave de Wall Street para entrar en los mercados de servicios financieros de los países en desarrollo y consolidar una posición hegemónica en la banca mundial, eclipsando y finalmente desestabilizando los sistemas financieros de Asia, Latinoamérica y Europa Oriental…

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC)

Bajo los auspicios del FMI y de la OMC, la desregulación financiera estadounidense ejerció una influencia decisiva a la hora de “marcar el paso” de la reforma financiera global. La Legislación de 1999 era parte de una agenda financiera global, que consistía en desregular los movimientos de capital, liberalizando la banca doméstica y los mercados de capital por todo el mundo y abriendo los mercados nacionales de servicios financieros a los conglomerados financieros globales, todo ello auspiciado por la OMC.

En función de la agenda de la OMC, fue implementándose toda esa legislación junto con la reorganización del comercio global y la arquitectura financiera. Bajo el Acuerdo General de los Servicios Comerciales (GATS, en sus siglas en inglés), los países en vías de desarrollo se habían comprometido a liberalizar completamente sus servicios financieros, es decir, que los gobiernos nacionales, que ya estaban controlados por sus acreedores externos, no podían impedir que los gigantes de Wall Street entraran y absorbieran los bancos nacionales y las instituciones financieras.

Conjuntamente con las provisiones del Acuerdo de Servicios Financieros y el GATS, la legislación bancaria de 1999 adoptada en EEUU posibilitó que un puñado de conglomerados bancarios tuvieran capacidad para desestabilizar el escenario financiero interno de los países en desarrollo.

La radical desregulación de la banca estadounidense confirió poderes sin precedentes a los conglomerados financieros de Wall Street para adquirir y apoderarse de las instituciones bancarias de todo el mundo.

Lo que se pretendía era avanzar hacia un supermercado financiero mundial controlado por un puñado de instituciones financieras globales que penetran e impregnan la estructura de las economías nacionales.

Dos importantes acuerdos (negociados bajo la OMC) contribuyeron a “afianzar los derechos de los bancos globales” en el derecho internacional, lo que supuso (según los críticos) la concesión de “derechos fundamentales” a los bancos que anularan los contenidos de sus constituciones nacionales. Las provisiones tanto del GATS como del Acuerdo de Servicios Financieros (FTA, siglas en inglés) sirvieron para desarticular los impedimentos que aún quedaban frente a los flujos de capital, lo que significó que el Bank of America o el Citigroup podían ir donde se les antojara y provocar la bancarrota de bancos e instituciones financieras nacionales.

Además, con el apoyo del FMI, los conglomerados de Wall Street y sus socios japoneses y europeos reforzaron y consolidaron su papel como las instituciones acreedoras más importantes del mundo, financiando rutinariamente la deuda pública, supervisando la conducta de la política presupuestaria estatal, concediendo préstamos sindicados a corporaciones industriales, supervisando la privatización de las corporaciones estatales sacadas a subasta en el contexto de un acuerdo de rescate económico del FMI, etc.

Guerra financiera: Los poderes del engaño

Las armas desplegadas por Wall Street son el conocimiento previo y la información interna, la capacidad de manipular con la capacidad de predecir los resultados, la difusión de información engañosa o falsa sobre los acontecimientos económicos y las tendencias del mercado. Todos estos diversos procedimientos están bien descritos como “los poderes del engaño” que las instituciones financieras utilizan de forma habitual para embaucar a los inversores.

El arte del engaño se dirige también contra sus competidores bancarios, que están apostando en los mercados de derivados y futuros, en valores, moneda y materias primas.

Aquellos que tienen acceso a información privilegiada (política, de inteligencia, militar, científica, etc.) llevarán invariablemente ventaja en la gestión de esas transacciones especulativas muy apalancadas, que son fuente de inmensas ganancias financieras. La CIA tiene sus propias instituciones financieras en Wall Street.

A su vez, los corredores de la banca privada y de la banca exterior, posibilitan que las instituciones financieras transfieran con facilidad sus beneficios de un lugar a otro. Se usa también este procedimiento como una red segura para proteger los intereses de actores financieros clave, incluyendo a directores ejecutivos, accionistas importantes, etc., de instituciones con problemas financieros. Así pueden moverse grandes sumas de dinero en el momento oportuno antes de que la compañía desaparezca del mercado bursátil (e.g. Lehman, Merril Lynch y AIG).

El Banco de la Reserva Federal de Nueva York y sus poderosas partes interesadas disponen de “información interna” sobre el comportamiento de la política monetaria de EEUU. Están por tanto en buena posición para predecir resultados y fusionar sus apuestas en operaciones muy apalancadas sobre mercados de derivados y de futuros. Esto crea un obvio conflicto de intereses, porque sus conocimientos previos acerca de determinadas decisiones de la Junta de la Reserva Federal posibilitan que puedan conseguir beneficios multimilmillonarios en dólares como instituciones privadas de la banca.

Los contactos con la inteligencia estadounidense, con la CIA, con Seguridad, con el Pentágono son esenciales para la gestión del comercio especulativo, ya que permite a los especuladores prever acontecimientos a través del conocimiento previo de las decisiones de política exterior y/o seguridad nacional que afectan directamente a los mercados financieros. Un ejemplo: las opciones de venta en las acciones de compañías aéreas en los días que precedieron a los ataques del 11-S.

Ha empezado una guerra interna dentro del sistema financiero

Lehman Bros se va a la bancarrota, se compra Merril Lynch…

El gobierno adquiere los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac…

Bear Stearns se va al garete, las acciones de la compañía más grande de seguros estadounidense, AIG, se desploman el 9 de septiembre, desde 22,19$ a menos de 4,00$ en el momento del cierre de la bolsa el 16 de septiembre, una bajada de más del 80% de su valor…

Goldman Sachs, junto con el JP Morgan Chase, está negociando con el Tesoro para tramitar un préstamo de 85.000 millones de dólares a AIG que sería financiado por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York…

¿Quién recoge los vidrios rotos? ¿Qué nos deparará el futuro?

Es probable que el proceso de fusiones y adquisiciones avance hasta nuevas cotas llevando a una centralización sin precedentes del poder financiero, con el Bank of America, JP Morgan Chase y el Banco de la Reserva Federal de Nueva York jugando un papel dominante.

El colapso propiciará la desintegración de numerosos bancos e instituciones financieras, que desaparecerán totalmente del paisaje financiero o serán adquiridos por gigantes financieros.

Se espera que el Bank of America compre Merril Lynch, lo que llevará a la formación de la mayor institución financiera del mundo, en competición con el Citigroup y JP Morgan Chase. Debe indicare que aunque Citigroup y JP Morgan Chase son instituciones rivales, están sin embargo entrelazadas a través de diversos matrimonios entre las familias Rockefeller y Stillman.

En las últimas dos décadas, el Bank of America se ha desarrollado hasta convertirse en un gigante financiero a través de una serie de fusiones y adquisiciones. En 2004, adquirió el FleetBoston Financial, en 2005, compró el gigante de las tarjetas de crédito MBNA y, en 2007, adquiere LaSalle Bank Corporation y Corporate Finance, del banco holandés ABM Amro. El 14 de septiembre de 2008, el Bank of America anunció su intención de adquirir Merril Lynch por 50.000 millones de dólares.

Nos enfrentamos a un choque entre un puñado de instituciones financieras importantes que han ido desarrollándose mediante fusiones y adquisiciones de gigantes financieros de talla mundial.

El desastre financiero de Wall Street beneficia en gran medida al Bank of America y al JP Morgan Chase, que es parte del imperio Rockefeller, a expensas de Lehman Brothers, Merril Lynch, Goldman Sachs y Morgan Stanley. Lehman Brothers se declaró en bancarrota, por el Capítulo 11, el lunes sangriento del 15 de septiembre. Los activos de Lehman son del orden de 639.000 millones de dólares.

Potenciales perdedores:

Citigroup Inc., bajó un 15%, hasta 15,24$, la caída más profunda desde julio de 2002 [el 15 de septiembre].

American Express Co., la mayor compañía de tarjetas de crédito para compras, cayó un 8,9%, hasta 35,48$ [el 15 de septiembre].

Goldman Sachs, cayó un 12%, hasta 135,50$, la mayor bajada desde abril del 2000. El descenso fue consecuencia de las ventas al descubierto [el 15 de septiembre].

Morgan Stanley, la mayor firma de seguros, aparte Goldman Sachs, cayó un 14%, hasta 32,19$. La bajada fue consecuencia de las ventas al descubierto [15 de septiembre].

(Véase el Bloomberg del 16 de septiembre)

En el año 2000, JP Morgan se fusionó con el Chase Manhattan, lo que llevó a la integración en la entidad única de JP Morgan, Chase, Chemical and Manufacturers Hanover. Este imperio bancario, controlado por la familia Rockefeller, tiene activos por más de 1.600 billones de dólares.

Con activos por 1.700 millones de dólares, el futuro del Citigroup sigue siendo confuso. Enfrenta serias dificultades financieras que podrían llevarle a la bancarrota. Los precios de sus acciones se han desmoronado en los últimos meses, junto con las de Fannie Mae. La debacle de Lehman ha precipitado aún más los precios de las acciones del Citigroup.

Es el síndico “para acreedores no garantizados a los que Lehman Brothrs debe 155.000 millones de dólares”, pero, según declaraciones del Citigroup, “corren poco o ningún riesgo ante el quebrantado banco de inversiones”.

Esto significa que el colapso de Lehman provocará el impago de préstamos masivos en relación con las carteras de los clientes de Citigroup y NY Mellon, tanto instituciones bancarias como inversores individuales.

Nota:

1. Esta sección se basaba en una serie de notas no publicadas sobre el Acta de Modernización de los Servicios Financieros, que escribí en noviembre de 1999.

Relación de los bancos más importantes de Estados Unidos (en millones de dólares)

NOTA: 30 de mayo 2008.
Fuente: Federal Reserve System, National Information Center

N. de la T.:

[*] Véase la traducción del artículo al español en: http://www.lahaine.org/index.php?p=32632

[**] Idem: http://www.lahaine.org/index.php?p=30843

[***] “The Shape of Things to Come” es el título de un libro de ciencia-ficción de H.G. Wells, publicado en 1933, que especula con posibles acontecimientos futuros desde ese año hasta el año 2106. Podría traducirse como “La forma de las cosas por venir”

Global Research. http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=10268. Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Tags: , , , , , , ,