Posts con el Tag ‘en particular’

Precipicio, by Noah Bradley, from pasalavida.org

Precipicio, by Noah Bradley, from pasalavida.org

Crisis sistémica global

Última advertencia antes del shock del Otoño de 2011: momento en que 15.000 millardos de USD de activos financieros se hagan humo

Nota pública de Geab N°56
Por el Laboratorio Especial de Anticipación Política
Especial de Verano 2011, 17.06.11

El 15 de diciembre de 2010, en el Geab N° 50, el equipo del Leap/E2020 anticipaba la explosión de las deudas públicas occidentales para el segundo semestre 2011. Describíamos entonces un proceso que arrancaría a partir de las crisis de las deudas públicas europeas (1) para luego incendiar el corazón del sistema financiero mundial, es decir la deuda federal estadounidense (2).

Y aquí estamos con este Geab N° 56 en el umbral del segundo semestre 2011, con una economía mundial en total desorden (3), un sistema monetario global cada vez más inestable (4) y las plazas financieras desesperadas (5) y todo esto a pesar de los millares de millardos de dinero público invertidos precisamente para evitar esta situación.

La insolvencia del sistema financiero mundial, y en primer del lugar sistema financiero occidental, vuelve nuevamente a protagonizar la escena después de un poco más de un año de políticas cosméticas que pretendían sumergir este problema fundamental inundándolo de liquidez.

Habíamos estimado en 2009 que el planeta contaba con aproximadamente 30.000 millardos de USD de activos-fantasma. Más o menos la mitad se evaporó en seis meses, entre septiembre de 2008 y marzo de 2009. Para nuestro equipo, ahora es el turno de la mitad restante, los 15.000 millardos de activos-fantasma que quedan, se evaporarán por completo entre julio de 2011 y enero de 2012.

Y esta vez, las deudas públicas también serán de la partida, contrariamente a 2008/2009 cuando, esencialmente, fueron afectados los actores privados. Para tener una idea del shock que se prepara, es útil saber que hasta los bancos americanos comienzan a disminuir el uso de los Bonos del Tesoro estadounidense para garantizar sus transacciones, por temor a los crecientes riesgos que pesan sobre la deuda pública de Estados Unidos (6).

A los agentes del planeta financiero, el impacto del Otoño de 2011, literalmente les generará la sensación que el piso cede debajo sus pies, puesto que es la base del sistema financiero mundial, el T-Bond, que se hundirá abruptamente (7).

Evolución de la deuda federal de Estados unidos y proyecciones (2000-2016) (en Millardos de USD) - Fuente: US Treasury/ Berruyer / Geab, 06/2011.

Evolución de la deuda federal de Estados unidos y proyecciones (2000-2016) (en Millardos de USD) - Fuente: US Treasury/ Berruyer / Geab, 06/2011.

En este Geab N°56 abordamos los dos aspectos más peligrosos de la conmoción de Otoño de 2011, a saber:
. el mecanismo detonador de las deudas públicas europeas
. el proceso de la explosión de la bomba de las deudas públicas estadounidense.

Paralelamente, en este contexto de aceleración del reequilibrio de las relaciones de fuerza planetaria, presentamos la anticipación de un proceso geopolítico fundamental relacionado con la realización de una cumbre Euro-BRICS antes de fines del 2014.

Finalmente, enfocamos nuestras recomendaciones en cómo evitar formar parte de estos 15 000 millardos (billones) de activos-fantasma que se evaporaran en los próximos meses, con una mención especial respecto a la evolución de la dupla bienes inmueble /tasa de interés en Europa.

En el comunicado público del Geab N° 56, presentamos una parte de la anticipación sobre mecanismo de detonador de las deudas públicas europeas.

Evolución de la deuda griega y de su composición (2011-2015) (en Mil millardos) (rojo: deuda que llega al vencimiento; verde: déficit presupuestario; morado: préstamos UE; marron: préstamos FMI; azul: otro) - Fuentes) - Fuentes: Le Figaro / SG CIB, 05.2011.

Composición del balance del Banco Central Europeo (rojo: títulos adosados a los activos / azul claro: bonos del sector público / verde: títulos bancarios / azul oscuro: títulos de las otras empresas / beige: otros) - Fuentes: Spiegel / BCE, 05/2011.

El mecanismo del detonador de las deudas públicas europeas

Los operadores financieros anglosajones juegan a aprendices de brujos desde hace ya un año y medio, a partir de los primeros títulos del Financial Times en diciembre de 2009 sobre la crisis griega convertida rápidamente en una supuesta «crisis del Euro». No volveremos sobre las peripecias de esta formidable manipulación de la información (8) orquestada desde City de Londres y Wall Street, le consagramos numerosas páginas en varios Geab a lo largo de este período.

Contentémonos con comprobar que dieciocho meses más tarde al Euro le va bien mientras que el Dólar continúa su marcha descendente hacia los infiernos con relación a las principales divisas mundiales; y que todos los que apostaron al colapso de la Eurozona perdieron mucho dinero. Como lo habíamos anticipado, la crisis favorece el surgimiento de un nuevo soberano, Eurolandia, que ahora le permite a la Eurozona estar mucho mejor preparada para el shock del Otoño de 2011 que Japón, Estados Unidos o el Reino Unido (9) … aunque esté por actuar como detonador, muy a su pesar.

El «bombardeo» (porque hay que llamar a las cosas por su nombre) (10), interrumpido por pausas de pocas semanas (11), al que se sometió a la Eurozona durante todo ese tiempo, tuvo tres importantes consecuencias consecutivas, dos de ellas muy distantes de los resultados esperados por Wall Street y la City:

1. En un primer momento (diciembre de 2009-mayo de 2010), hizo desaparecer el sentimiento de invulnerabilidad de la divisa europea tal como se había constituido en 2007/2008, introduciendo la duda sobre su sostenibilidad y sobre todo relativizando la idea de que el Euro era la alternativa natural del Dólar US (incluso su sucesor).

2. Luego, en un segundo tiempo (junio de 2010-marzo de 2011), obligó los dirigentes de Eurolandia a implementar «muy rápidamente» todas las medidas de salvaguardia, de protección y de fortalecimiento de la moneda única (medidas que deberían haber tomado hace muchos años). Al hacerlo revitalizaron la integración europea, se repuso a la cabeza del proyecto europeo al núcleo fundador y se marginó al Reino Unido en particular (12).

Mientras tanto, estimuló el apoyo cada vez más sostenido de la moneda europea por parte del BRICS, China principalmente, que después de un momento de flotación se percataron de dos cosas fundamentales: por una parte que los europeos actuaban seriamente para hacer frente a los problema; y por otra, en vista del encarnizamiento anglosajón, que el Euro era sin duda alguna un instrumento esencial para toda tentativa de salir del «mundo del Dólar» (13).

3. Por último, actualmente (abril de 2011-septiembre de 2011), la Eurozona se propone tocar a los sacrosantos inversores privados para que contribuyan a resolver el problema griego particularmente vía ampliaciones «voluntarias» de los plazos de reembolso (o cualquier otra forma de recortes de los beneficios esperados) (14).

Como puede imaginarse, si el primer impacto era uno de los objetivos perseguidos por Wall Street y City (además de desviar la atención de los grandes problemas del Reino Unido y de Estados Unidos), los dos otros son efectos totalmente contrarios al fin buscado: debilitar el Euro y reducir su atractivo mundial.

Sobre todo que se prepara la cuarta secuencia que será, a principios de 2012 (15), el lanzamiento de un mecanismo de Eurobonos, para distribuir tanto una parte de las emisiones de deudas de los países de Eurolandia (16), como la inevitable presión política que es cada vez mayor (17), a medida que aumenta la participación (18) contributiva privada a este vasto proceso de reestructuración de la deuda de los países periféricos de la Eurozona (19).

Evolución de la deuda griega y de su composición (2011-2015) (en Mil millardos) (rojo: deuda que llega al vencimiento; verde: déficit presupuestario; morado: préstamos UE; marron: préstamos FMI; azul: otro) - Fuentes) - Fuentes: Le Figaro / SG CIB, 05.2011.

Evolución de la deuda griega y de su composición (2011-2015) (en Mil millardos) (rojo: deuda que llega al vencimiento; verde: déficit presupuestario; morado: préstamos UE; marron: préstamos FMI; azul: otro) - Fuentes) - Fuentes: Le Figaro / SG CIB, 05.2011.

Con esta cuarta secuencia entramos en el corazón del proceso de contagio que exhibirá la bomba de la deuda federal de Estados Unidos. Por una parte, creando un contexto mundial mediático y financiero ultra sensible respecto a los problemas de deuda pública; Wall Street y la City hicieron visible la amplitud insostenible de los déficits públicos estadounidense, británico y japonés (20).

Lo cual hasta obligó a las agencias de calificación, los fieles perros guardianes de ambas plazas financieras, a que se lanzaran a una loca carrera de degradaciones de las calificaciones de los Estados.

Es por esta razón que Estados Unidos ahora se encuentran bajo la amenaza de una degradación como lo habíamos anticipado, a pesar de que hace solamente unos meses les parecía increíble a la mayoría de los expertos. Y paralelamente, el Reino Unido, Francia, Japón… también vuelven a estar en la mira de las agencias (21).

Recordemos que estas agencias nunca anticiparon nada importante (ni las subprimes, ni la crisis mundial, ni la crisis griega, ni la Primavera árabe…). Si ellas degradan a granel, es porque están forzadas ha hacerlo por su propio juego (22). No es posible degradar más A sin tocar la calificación de B si B no está en mejor situación.

Los «suposiciones» de que era imposible que tal o cual Estado deje de pagar su deuda no resistieron a tres años de crisis: es en esto que Wall Street y la City cayeron en la trampa que acecha a todos los aprendices-brujos. Ellos no percibieron que les sería imposible controlar la histeria manteniéndola circunscripta a la deuda griega.

Es así que hoy es en el Congreso estadounidense, con el violento debate sobre el techo de deuda y los grandes recortes presupuestarios, que se desarrollan las consecuencias de los artículos manipuladores de estos últimos meses sobre Grecia y la Eurozona. Una vez más, nuestro equipo sólo puede insistir que si la Historia tiene un sentido es innegablemente el sentido de la ironía.

Evolución de la producción industrial en China (rojo) y en la India (verde (2006-2011) - Fuente: Marketwatch / Factset China / India Stats, 06/2011.

Evolución de la producción industrial en China (rojo) y en la India (verde (2006-2011) - Fuente: Marketwatch / Factset China / India Stats, 06/2011.

—–
Notas:

(1) Incluso el hecho de que se echaría mano de los inversores privados (particularmente los bancos) para resolver el problema de la deuda griega.

(2) Sin olvidar por supuesto las deudas de las administraciones locales estadounidenses.

(3) Estados Unidos reinicia la recesión. Europa va más despacio como China e India. La ilusión de una reactivación mundial ya desapareció. Es por otra parte una situación muy inquietante que explica por qué las grandes empresas acumulan caja: ellas no quieren volver a encontrarse como en 2008/2009 dependiendo de los bancos también sin efectivo. Según Leap/E2020, las PYME y los particulares sería útil que reflexionaran sobre esta situación. Fuente: CNBC, 06/06/2011.

(4) James Saft, editorialista de renombre de Reuters y el New York Times, está igualmente a punto de desear que se «vaya con viento fresco la hegemonía del Dólar». Fuente: Reuters, 19/05/2011.

(5) Los mercados bursátiles saben que la «fiesta» se acabó al finalizar el Quantitative Easing estadounidense y que se vuelve a la recesión. Y los operadores financieros ya no saben cómo encontrar colocaciones redituables y no demasiado arriesgadas.

(6) Fuente: CNBC/FT, 12/06/2011.

(7) Hasta Arabia Saudita ahora se inquieta públicamente por la boca del príncipe Alwaleed que recuerda la «bomba de la deuda de Estados Unidos». Fuente: CNBC, 20/05/2011.

(8) Último ejemplo: la manifestación anti-austeridad de 04/06 en Atenas que reunió a duras penas a menos de 1.000 manifestantes mientras que nuevamente los medios de comunicación anglosajones la titularon como una prueba del rechazo de la población griega… refiriéndose a millares de manifestantes. Fuentes: Figaro, 05/06/2011; Financial Times, 05/06/2011; Washington Post, 06/06/2011.

(9) El Telegraphdel 07/06/2011 no sabe por ejemplo que desde los años 1980 el Reino Unido gastó 700 millardos £ más de lo que ganó. Una buena parte de esta suma entra en los 15 000 millardos en activos-fantasma que pronto van a desaparecer.

(10) Podemos comprobar el agotamiento del discurso sobre el «fin del Euro» en el hecho que Wall Street se reduce ahora a hacer intervenir regularmente a Nouriel Roubini para intentar dar credibilidad esta fábula. El pobre Roubini, cuyos trabajos de anticipación no previeron ni la crisis mundial, ni jamás sobrepasaron los seis meses, se ve constreñido a tener que prever el «fin del Euro» en los próximos cinco años, o al menos una reforma fundamental de la zona Euro que puede por otra parte acabar en una integración europea reforzada. Citamos al autor según su reciente intervención en un congreso en Singapur, reproducida en el Figaro del 14/06/2011.

Pues si resumimos la predicción de Nouriel Roubini habría un fin del Euro antes de 5 años, salvo que el Euro se encuentre reforzado a través de la implementación definitiva de un «nuevo soberano», Eurolandia. ¡Qué anticipación! Más allá del efecto «enganche» del anuncio, esto consiste en decir que en cinco años (lapso infinitamente largo en el tiempo de crisis y Roubini hablaba de plazos mucho más próximos hace algunos meses), puede pasar una cosa o su contrario.

¡Gracias Doctor Roubini! Resulta duro tratar de hacer anticipaciones y trabajar para Wall Street al mismo tiempo. Por fin, hace falta lo que hace falta para tratar de convencer (en vano) a los asiáticos de no vender los activos en USD pasándolos a Euro.

(11) Cuando los expertos y los medios de comunicación anglosajones no pueden verdaderamente inventar nada más para legitimar el mantenimiento de la «crisis del Euro».

(12) Pero también Suecia, cuyas élites continúan viviendo en el mundo post 1945, en el que pudieron enriquecerse sacando provecho de los problemas del resto del continente. A propósito del Reino Unido, la City continúa intentando en vano evitar pasar al control de las autoridades europeas como nos muestra este artículo del Telegraph del 30/05/2011. Lo más divertido de este artículo es la imagen elegida por el periódico: una bandera europea en jirones.

Sin embargo, es la City la que está perdiendo su independencia histórica en favor de la UE y no al revés. Es una ilustración flagrante de la imposibilidad de comprender los acontecimientos que se ocurren en Europa a través de los medios de comunicación británicos, aún cuando se trata del Telegraph, excelente por otra parte en cuanto a su cubertura de la crisis.

(13) De ahí su motivación para comprar la deuda de Eurolandia. Fuente: Reuters, 26/05/2011.

(14) Fuentes: YahooActu, 13/06/2011; Deutsche Welle, 10/06/2011; Spiegel, 10/06/2011.

(15) La crisis no le permitirá a Eurolandia esperar a 2013, fecha prevista para revisar el sistema adoptado en mayo de 2010, para contar este debate.

(16) Diversas fórmulas están en el estudio pero la más probables de todas se organizan alrededor de un sistema de emisiones de deuda pública de dos niveles: una emisión que goza de la firma común de Eurolandia (y entonces a tasa muy baja) por un importe que es hasta un porcentaje máximo del PIB de cada Estado (el 40 %, el 50 %, el 60 %… a decidir por los líderes de Eurolandia); más allá de este umbral, las emisiones no son garantizadas más que por la única firma del Estado implicado, involucrando tasas rápidamente muy elevadas para los alumnos menos serios de la clase.

(17) A este respecto, es lamentable que los medios de comunicación internacionales se interesen más por algunos millares de manifestantes griegos (vea más adelante en este número del Geab un ejemplo flagrante de las inmensas diferencias entre las cifras reales y cifras de los medios de comunicación anglosajones) que consideran encarnan el rechazo a la austeridad europea y la debilidad de la Eurozona en lugar de la expectativa real de los griegos de esta carta abierta de sus intelectuales, que no acusan a Eurolandia, sino a sus propias élites políticas y financieras de ser incapaces de respetar sus compromisos, donde apelan a ajustar el sistema político-social griego con el del resto de Eurolandia. Fuente: L’Express, 09/06/2011.

(18) A propósito de la palabra «reestructuración», sobre la cual deliran largos artículos o ediciones de economistas y financieros de todo género, nuestro equipo desea aportar una precisión de lúcida simplicidad: es evidente que una parte de la deuda griega pertenece a estos 15.000 millardos de activos-fantasma que van a evaporarse en los meses venideros.

Cualquiera sea la palabra utilizada, «reestructuración», «el defecto», como lo habíamos indicado en Geab precedentes, Eurolandia organizará un proceso que hará perder por lo menos a los poderosos o a los más expuestos de los acreedores una parte significativa de sus compromisos sobre Grecia. Es esto que se llama una crisis; y es justamente lo que estamos atravesando. Y la «razón de Estado» funciona siempre de manera idéntica.

Pero de todos modos, en este momento, el problema será desplazado hacia los Estados Unidos, Japón, el Reino Unido y más nadie no prestará atención al caso griego cuyos importes son ridículos en comparación: Grecia: 300 millardos €, USA: 15 000 millardos de dólares.

(19) Y en breve, la revisión por el máximo Tribunal Constitucional de Karlsruhe del recurso contra el Fondo Europeo de Estabilización si no vuelve a cuestionar las decisiones que se tomaron, aumentará la presión en Alemania para que el sector privado sea parte interesada de de las soluciones, es decir de las pérdidas. Fuente: Spiegel, 13/06/2011.

(20) Un cálculo muy simple permite darse una idea de la diferencia entre el actual problema griego y la crisis estadounidense en gestación: los bancos, en particular, estarán obligados a hacerse cargo de entre el 10 % y el 20 % del coste de reflotar la deuda griega, entre 30 y 60 millardos de EUR. Es lo que hoy «excita» a las agencias de calificación respecto a los bancos europeos.

La explosión de la bomba de la deuda federal de Estados Unidos impondrá por lo menos un coste de proporciones idénticas para los bancos y otros titulares institucionales de esta deuda. Hablamos pues, en tal caso (haciendo una estimación conservadora porque por la característica del uso de los T-Bonds implicará en este caso una contribución privada más importante), de importes comprendidos entre 1.500 y 3.000 millardos USD. Es consistente con nuestra estimación de los 15.000 millardos de USD de activos-fantasma que desaparecerán en los próximos trimestres.

(21) Fuentes: Reuters, 08/06/2011; Le Monde, 11/06/2011; FoxNews, 30/05/2011.

(22) Y una de las consecuencias de este juego, es que los europeos se preparan no sólo para encuadrar severamente los métodos de las agencias de calificación, sino que sencillamente crearán competidores de las agencias anglosajonas como ya lo hicieron los chinos, cuya agencia Dagong considera que Estados Unidos entró en un proceso de default de su deuda. Perdiendo el monopolio de la medida del riesgo, Wall Street y City perderán su capacidad para hacer o deshacer fortunas. Fuentes: CNBC, 02/06/2011; YahooNews, 10/06/2011.

http://www.leap2020.eu/El-GEAB-N-56-Especial-de-Verano-2011-esta-disponible-Crisis-sistemica-global-Ultima-advertencia-antes-del-shock-del_a6689.html

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Baby hippo with its mother, from acuteaday.com

Baby hippo with its mother, from acuteaday.com

La revolución árabe según Hegel y Emmanuel Todd

Por Alfredo Jalife-Rahme
educacioncontracorriente.org, 25.05.11

No podíamos dejar en el tintero la excepcional entrevista del pensador francés Emmanuel Todd a Der Spiegel (20/5/11).

A diferencia de David P. Goldman (alias Spengler), quien peca de perturbador sectarismo israelocéntrico en sus tóxicas columnas de Asia Times y usa la demografía para justificar indefectiblemente las exacciones del Estado judío, sea cual fuere la circunstancia, Emmanuel Todd es un universalista a carta cabal: no solamente es un profesional de la demografía con visión histórica, sociológica y humanista, sino que, aún mejor, se encuentra en las antípodas del manual de guerras religiosas El choque de civilizaciones de Samuel Huntington, al demostrar que, al contrario, el mundo tiende a “la convergencia (al rendez-vous) de las civilizaciones”.

Lo descubrí con su libro La ilusión económica: el estancamiento de las sociedades desarrolladas, de 1998, y lo volví a encontrar, en ese rendez-vous de las ideas universales, con un libro excepcional, Después del imperio: la quiebra del orden estadunidense (¡escrito en 2001!), donde vaticinó, temeraria pero correctamente, el “resurgimiento de Rusia”.

Ya había vaticinado 15 años antes el derrumbe del régimen soviético.

El politólogo (formado en París) e historiador (consolidado en Cambridge) Emmanuel Todd se considera un “hegeliano empírico” y reconoce el curso universal de la historia, más allá de aldeanismos y sectarismos fisíparos.

¡De la etapa gloriosa de Hegel a la degenerescencia de Huntington, ya no se diga el grotesco nipón-estadunidense Fukuyama (el sepulturero histérico de la historia), cómo se ha degradado el pensamiento “occidental”!

Por pudor no cito a otros locales seudopensadores latinófobos e israelocéntricos que pululan estéril y cacofónicamente en los multimedia del neoliberalismo global.

Con sus ilustres e universales antecedentes exitosos, vale la pena escuchar los puntos de vista de Emmanuel Todd, a mi juicio, una de las pocas voces autorizadamente valiosas de “Occidente” (en pleno oscurantismo ideológico), para analizar científicamente la revolución árabe.

Emmanuel Todd aduce (en forma menos reduccionista a lo común) que las estructuras familiares y los factores de población y política educativa son más importantes que el sistema económico.

Cuatro años antes Emmanuel Todd –con la coautoría de Youssef Courbage– se había adelantado a la extática “revolución del jazmín” en su otro imprescindible libro Convergencia (sic) de civilizaciones: la transformación de las sociedades islámicas en el mundo, que versa sobre la inevitabilidad de la revolución árabe.

No dista mucho de mis recientes posturas públicas (guardando las proporciones): “las raíces demográficas de la revolución árabe” como consecuencia del incremento del nivel educativo y la rápida disminución de la natalidad. Sobre el “fantasma de Bin Laden” se burla sarcásticamente que “Al Qaeda ya estaba muerta”.

Comenta humildemente que su labor es como la de “los geólogos que compilan las señales de un terremoto inminente o de una erupción volcánica”, aunque no se pueda predecir su exactitud temporal ni su severidad.

Se basó en tres indicadores para su cálculo probabilístico: 1) el rápido incremento en la educación, en particular, de las mujeres; 2) el descenso de la natalidad y 3) una declinación significativa de la tasa de endogamia, en particular el matrimonio entre primos hermanos.

Los tres factores exhiben que “las sociedades árabes estaban en el camino hacia la modernización cultural (sic) y mental (¡súper sic!), en cuyo trayecto el individuo se vuelve más importante como entidad autónoma”.

¿Cavaron su propia tumba los mismos sátrapas del mundo árabe al haber propiciado, involuntaria o voluntariamente, el andamiaje de las estructuras transformativas, o todo fue producto de la modernización global? Ambas, a mi humilde entender.

Refiere que sus consecuencias desembocan en “la transformación del sistema político, una ola expansiva de democratización y la conversión de los sujetos en ciudadanos“. Viene una aseveración nítidamente hegeliana: “aunque esto sigue las tendencias globales, puede tomar algún tiempo”.

Compara la revolución árabe con las revueltas europeas de 1848, más que con el estereotipo muy trillado de la caída del Muro de Berlín de 1989: “una clásica reacción en cadena, pese a las diferencias regionales mayores”.

Sentencia que “las revoluciones usualmente estallan durante fases de crecimiento cultural y declive económico”, cuando “el desempleo y la frustración social fomentan convulsiones”.

Como consagrado demógrafo considera que “la variable principal es la tasa de alfabetización más que el PIB per cápita” (la fijación neoliberal), como demostró el historiador británico Lawrence Stone en las revoluciones de los siglos XVI y XVII en Gran Bretaña: “su umbral crítico es entre 40 y 60 por ciento”.

El papel de las mujeres jóvenes ha sido determinante tanto en el control de su natalidad como en su participación destacada en las revueltas.

Mientras la previa generación fue muy prolífica –lo que explica su explosividad al corte de caja de hoy–, pero, en forma dinámica, “la tasa de natalidad ha decaído dramáticamente a la mitad”: de 7.5 hijos por mujer en 1975 a 3.5 en 2005. Entre las mujeres académicas la tasa de natalidad se encuentra por debajo de 2.1.

En su desencadenamiento primigenio, ¿es la revolución hegeliana, genuinamente femenina y juvenil, ante todo ginecológica y obstétrica?

Desmonta prejuicios aldeanos sobre el Islam, muy socorridos por los fanáticos de Huntington, e invita a rebasar las apariencias del pleito sobre el porte del velo para enfocarse en las estructuras: “según la ley de la historia, el progreso educativo y el declive en la tasa de natalidad son indicadores de creciente secularización y racionalización. El islamismo es una transitoria reacción defensiva (sic) al choque de la modernización y no constituye el punto final de la historia. Para el mundo islámico su punto final es universal”.

Profiere un axioma asombroso: “la condición para cualquier modernización es la modernización demográfica”, que “va de la mano con la declinación en la religiosidad practicada”.

A su juicio, ocurre ya “una desislamización de las sociedades árabes, una desmitificación del mundo, como la llamó Max Weber, y continuarán inevitablemente (¡súper sic!), así como la descristianización sucedió en Europa”.

La visión de Emmanuel Todd es sacudidora: las revueltas árabes constituyen “crisis de la modernización que desestabilizan a las clases gobernantes. El hecho de que las turbulencias en la región coincidan con el avance del fundamentalismo es un fenómeno clásico (¡súper sic!). Duda y fanatismo son dos caras del mismo desarrollo, como sucedió en la esfera intelectual europea” sobre el debate acerca de la existencia de Dios entre Descartes (y su cogito dubitativo) y el matemático Pascal (un jansenista fundamentalista).

Tiene que ser imponentemente destacada la obligada réplica –en el sentido de “la convergencia de las civilizaciones” y la unicidad universal del género humano, lejos de los primitivismos sectarios– de parte de los intelectuales de Medio Oriente a las tesis hegelianas de Emmanuel Todd, no solamente sobre la revolución árabe sino, por encima de todo, sobre el devenir del Islam.

http://www.educacioncontracorriente.org/index.php?option=com_content&view=article&id=24258%3Ala-revolucion-arabe-segun-hegel-y-emmanuel-todd-alfredo-jalife-rahme&catid=14%3Amaestros&Itemid=61

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sería una bruja, y por las dudas, ejecución, en 1553; dice noseq.com

Sería una bruja, y por las dudas, ejecución, en 1553; dice noseq.com

Entrevista a Mario Bunge

“De todas las pseudociencias, la más peligrosa es la teoría económica ortodoxa”

El Mundo, 11.03.11
sinpermiso.info, 27.03.11

Daniel Arjona entrevistó para el diario español El Mundo al filósofo argentino radicado en Canadá Mario Bunge.

Recién regresado a Montreal (donde vive) tras dos semanas de vacaciones en las Antillas, Mario Bunge (Buenos Aires, 1919) responde por correo electrónico a El Cultural con rapidez y minuciosidad insólitas a cada nueva tanda de preguntas de lo que acaba siendo una vertiginosa conversación transoceánica. Y eso que: “Ya no estoy tan ágil como a los noventa años”. El sabio Bunge, filósofo analítico y uno de los científicos más citados, ha publicado Las pseudociencias, ¡vaya timo! (Laetoli), la primera recopilación en español de sus textos sobre las pseudociencias dispersos en publicaciones científicas anglosajonas. Una denuncia de las supercherías de todo pelaje, de la parapsicología al psicoanálisis, sin olvidar teorías económicas y determinismos varios. Un libro con voluntad polémica.

En la comunidad científica la cita es un elemento clave para la difusión y convalidación de los hallazgos. Si buscamos al científico nativo en español más citado de los dos últimos siglos, según el exhaustivo Hall of Fame hecho público recientemente por la Association for the Advancement of Science, el primero que encontramos de una lista encabezada por Bertrand Russell, Charles Darwin y Albert Einstein es al también filósofo escéptico y apasionado racionalista argentino Mario Bunge (Buenos Aires, 1919). En Las pseudociencias, ¡vaya timo! (Laetoli) Bunge, de cuya extensísima producción intelectual dan cuenta medio centenar de libros escritos, recopila sus textos fundamentales sobre las pseudociencias y presenta una apología irrenunciable de la ciencia. Y una vacuna contra los timos que nos infectan a diario: pulseras energéticas, babas de caracol rejuvenecedoras, horóscopos, cátedras homeopáticas en universidades, supercuerdas…

¿Por qué la filosofía?

-Stephen Hawking dispensa en su último libro sendas necrológicas de la religión y de la filosofía. ¿Por qué usted, reconocido ateo, se niega a dejar de ser filósofo por mor de ser científico?

-Los filósofos se plantean problemas mucho más generales que los científicos. Por ejemplo, qué es la materia, en lugar de preguntarse sobre las propiedades del agua o de la llamada materia oscura. Y se permiten poner en duda algunas especulaciones de los científicos, tales como las de Hawking sobre el mal llamado origen del universo, que en realidad es el origen de la expansión del universo. Análogamente, los filósofos de la mente se preguntan sobre la naturaleza de los procesos mentales en general, en lugar de averiguar, por ejemplo, cómo interactúa el órgano del conocimiento -la corteza cerebral- con el de la emoción -el llamado sistema límbico”.

- Las pseudociencias son un timo, pero, ¿no suele el “timador” aprovecharse de la avaricia del timado?

- Los chamanes y psicoanalistas no recurren a la avaricia sino al deseo de comprender la vida sin estudiarla seriamente. Como dijo Borges, los psicoanalistas explotan el narcisismo, en particular el concreto deseo de que alguien ajeno se ocupe de nuestros problemas personales.

- Cuando escucha la palabra “energía”, ¿echa mano a la pistola?

- Empiezo por preguntar si se trata de una energía especial, tal como la gravitacional o la química, o del concepto general de energía. Si es lo primero, sugiero que se consulte obras científicas; si lo segundo, observo que el concepto general de energía pertenece a la ontología, donde puede definirse como la capacidad de cambiar. De esto trata un capítulo de mi próximo libro, Filosofías y fobosofías.

- ¿Y cuando alguien se justifica “es que los Capricornio somos así…”?

- Tengo la suerte de que rara vez me topo con creyentes en la astrología. Supongo que ésta es una de las ventajas de los que nacimos bajo el signo de Virgo.

- ¿Que un farmacéutico venda homeopatía es como si un arquitecto edificara sin materiales?

- Buena analogía. Desgraciadamente, la enorme mayoría de los creyentes en la homeopatía no saben que algunas de las diluciones que les venden como fármacos homeopáticos son del orden de una molécula por galaxia, lo que las hace totalmente ineficaces.

La pseudociencia más peligrosa, la teoría económica académica

En la atiborrada pasarela de las pseudociencias hay estrellas que despuntan. Y no es fácil estar al día de las que más se llevan. “Depende del país. En Argentina todas prosperan por igual. En México, el chamanismo herborístico. Y en los Estados Unidos, la teoría económica estándar”.

- ¿Y cuál es la pseudociencia más peligrosa?

- La teoría económica estándar, porque sustenta las políticas económicas de los gobiernos conservadores y reaccionarios, que son enemigos del bienestar de la gente común.

- ¿Y la más extravagante?

- La llamada psicología evolutiva, que pretende explicar todo lo social en términos biológicos imaginarios, tales como el deseo de todo hombre de difundir al máximo sus genes.

Mario Bunge se doctoró en ciencias físico-matemáticas en la Universidad de la Plata en 1952. Allí y en Buenos Aires impartió física teórica y filosofía hasta que dio el portazo a la Argentina en 1963. Tras enseñar en México, Estados Unidos y Alemania se instaló definitivamente en Montreal (Canadá) donde obtuvo la cátedra Frothingam de Lógica y Metafísica de la Universidad McGill. Su carrera, sancionada por 16 doctorados Honoris causa y por el premio Príncipe de Asturias en 1982, admite escasos parangones.

Pseudociencias en expansión

Siempre acompañaron a sus investigaciones la atención perenne a los fraudes pseudocientíficos, cuya expansión metastásica hoy considera Bunge un hecho. Lo demuestra con una impagable lista de ejemplos:

“El determinismo genético de Dawkins, Pinker y Chomsky es más popular que nunca; un número creciente de físicos defiende que los ladrillos últimos del universo son los bits o unidades de información; muchos cosmólogos eminentes sostienen que el universo salió de la nada; la multimillonaria Templeton Foundation, cuya misión es unir la religión con la ciencia, acaba de concluir un acuerdo con la American Association for the Advancement of Science por el cual van a patrocinar juntos reuniones y seminarios sobre religión, ética y ciencia; hace dos décadas las universidades norteamericanas ofrecían unos pocos cursos sobre ciencia y religión, pero hoy son más de 1.000; la Food and Drug Administration, que está a cargo de la salud pública, tolera que miles de estafadores prometan por Internet curar enfermedades que la medicina aún no puede curar…”

Guerra al psicoanálisis

El también filósofo Juan José Sebreli (Buenos Aires, 1930) al que su compatriota Bunge sólo reprocha que “se meta con el fútbol porque no le gusta y nunca lo jugó” [en referencia al libro de Sebreli La Era del fútbol, 1998] es otro gran pensador de nacionalidad argentina que comparte con el entrevistado un enemigo especialmente conspicuo y peligroso en su país de origen: el psicoanálisis.

Si Sebreli, crítico irredento de los mitos modernos, ha tachado al psicoanálisis de “irracionalista”, “moda” y “onerosa terapia interminable” (El Cultural, 27/12/2007), Bunge no es más taimado en su último libro: “El psicoanálisis viola la ontología y la metodología de toda ciencia genuina. [...] No está calificado para considerarse una ciencia. Contrariamente a la creencia general, no es siquiera una ciencia fallida, puesto que prescinde del método científico e ignora los contraejemplos. Se trata simplemente de charlatanería psicológica”.

- ¿Y la legión de psicoanalistas argentinos no ha pedido la revocación de su nacionalidad?

- Todavía no, pero no me sorprendería que un día lo hagan.

Sólo los fanáticos odian a las personas tanto como las doctrinas

- ¿Cómo sobrelleva un escéptico el martirio de pegarse día a día con todo el mundo?

- Muy bien, sólo los fanáticos odian a las personas tanto como las doctrinas. Uno puede ser intolerante con las teorías falsas, pero tolerante con quienes las sustentan, a condición de que no medren con ellas.

- Dice usted que una de las pseudociencias con más adeptos hoy -entre científicos como Richard Dawkins- es el determinismo genético. ¿Cuál es su falla?

- Lo que pasa es que Dawkins no es un científico sino un divulgador. Peor, la genética que difunde no es la científica sino su versión personal de la misma. Además, jamás se tomó la molestia de aprender el Abecé de la psicología, que muestra que nuestros procesos mentales están fuertemente influidos por el entorno social, como señalan los estudios serios sobre gemelos “idénticos” criados en hogares de clases sociales y ocupaciones muy diferentes.

- Que los fraudes se invistan de ropajes científicos, ¿no rinde un homenaje al poder y legitimidad de la ciencia hoy?

- Efectivamente. En política sucede algo parecido: suele oprimirse o explotarse a la gente en nombre de la libertad (neoliberalismo) o de la igualdad (comunismo).

- Ni comunismo ni “neoliberalismo” son teorías científicas de la sociedad. ¿Cuál lo sería?

- Distingamos teoría política de ideología política. Encontrará bastante de ambas en mi Filosofia política (Gedisa, 2009). En particular, verá que, aunque prefiero la socialdemocracia a sus alternativas, propongo otra, a saber, el socialismo cooperativista, que aún no ha sido ensayado a escala nacional. Pero ya lo entrevieron los dos únicos auténticos socialistas que ha parido España: Louis Blanc (quien floreció en París aunque nació en Madrid) y el jesuita vasco Jose María Arizmendiarreta, cofundador de Mondragón.

- ¿Por qué la mayoría de los escépticos es de izquierdas? ¿No son también, tanto la izquierda como la derecha, supercherías a extinguir?

- Creo que eso ocurrió entre la Ilustración y la Segunda Guerra Mundial, con la excepción de los marxistas ortodoxos, que eran dogmáticos y se decían de izquierda. Desde 1945, la izquierda europea ha sido infectada por el postmodernismo, que es irracionalista y, en particular, anticientífico.

- Chesterton decía que cuando dejamos de creer en Dios empezamos a creer en cualquier cosa. ¿No erigió el catolicismo una suerte de defensa contra fraudes new age?

Competir por las almas

- Lo dudo, porque las supercherías postmodernas emergieron mucho después de Chesterton. Lo que es cierto es que el catolicismo ortodoxo se opone a las demás supersticiones porque compite con ellas por nuestras “almas”. Pero también combate a las filosofías procientíficas, en particular las materialistas. Muchos filósofos católicos comparten y difunden las ideas de Popper porque éste creía en la mente inmaterial.

- Señala que la difusión de la superstición es un fenómeno psicosocial que debería ser sometido a investigación científica. ¿Cuál es su diagnóstico?

- No lo sé. Los expertos en manipulación de la opinión pública -en materia comercial y científica- son más numerosos que los investigadores de los mecanismos psicosociales involucrados en la credulidad.

- Si las supersticiones infectan las mentes tal que virus, ¿qué nos vacunaría contra ellas?

- La única vacuna eficaz es una combinación de educación científica con reflexión filosófica. La primera no basta, como lo muestra el caso de eminentes científicos que han creído en la parapsicología, la homeopatía y otras yerbas. Tampoco basta la filosofía, ya que está llena de supersticiones, tales como las del alma inmaterial y el conocimiento intuitivo y a priori.

Al final de la charla, cuando el periodista pregunta al filósofo por su particular pseudociencia biográfica, la idea defendida antaño de la que más se avergüenza, la respuesta, parca y exacta, tampoco tarda en llegar:

- La dialéctica de Hegel y sus discípulos marxistas.

* Mario Bunge es el más importante e internacionalmente reconocido filósofo hispanoamericano del siglo XX. Físico y filósofo de saberes enciclopédicos y permanentemente comprometido con los valores del laicismo republicano, el socialismo democrático y los derechos humanos, son memorables sus devastadoras críticas de las pretensiones pseudocientíficas de la teoría económica neoclásica ortodoxa y del psicoanálisis “charlacanista”.

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4037

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,